El agente asesinado fue despedido en Toa Alta por su familia, compañeros, amigos, Alejandro García Padilla y el gobernador Pedro Pierluisi.

Decenas de personas acudieron esta tarde hasta la Funeraria Díaz, en Toa Alta, para ofrecer sus respetos al agente Luis Marrero Díaz, uno de los tres policías ultimados a tiros el lunes por un individuo en Carolina.

El velatorio del oficial, quien tenía 43 años, comenzó a la 1:00 p.m. y se extendería hasta las 5:00 p.m. bajo las medidas de seguridad que requiere la pandemia del COVID-19.

Una motora de la Policía con un crespón negro daba a la bienvenida al lugar donde permanecerá el cuerpo hasta mañana, viernes.

Entre los asistentes figuraron familiares, amigos y compañeros de la Policía, de quienes se escuchaban palabras de elogios para su colega mientras hacían la fila para entrar a las instalaciones.

El cuerpo de Marrero Díaz descansa con el uniforme de la Policía de Puerto Rico, cuerpo al que sirvió por los pasados 19 años. Igualmente, una guardia de honor de la Uniformada le brinda sus respetos en la capilla A de la funeraria. “Retornando a casa”, se lee en el ataúd de color gris cubierto por la bandera de Estados Unidos.

Su madre, María Luisa Díaz, llegó en horas de la tarde a la funeraria y se mantuvo junto al féretro por cerca de dos horas. Luego, a eso de las 3:00 p.m., salió a las afueras del lugar para recibir una emotiva caravana por parte de un grupo de primeros respondedores a emergencias. Las sirenas y la música cristiana por unos altoparlantes se apoderaron de los alrededores.

“Gracias a todos por sus oraciones”, exclamó la madre rodeada de familiares y agentes de la Policía, a la vez que se mostró sorprendida por el respaldo que ha recibido su familia. “Mi hijo fue un buen hombre, un buen hijo, un buen padre, un buen amigo, un buen policía, un buen servidor público”, añadió

Por su parte, Miguel Díaz, tío del agente, destacó el legado de su sobrino, a quien describió como una persona “amable y servicial”.

“Queremos recordarlo alegre, bueno y querido. Tengo tantas cosas que decir de él que no me salen las palabras. Fue un buen padre, hijo y vecino”, dijo a El Nuevo Día. “Él no tenía un sí ni un no para nadie”.

Asimismo, agradeció el respaldo de la ciudadanía desde que ocurrieron los hechos que consternaron al país.

“Yo no me imaginaba que mi sobrino tenía tantas amistades y que la gente se haya portado tan bien con nosotros, incluyendo a la prensa”, expresó.

Pedro Pierluisi y Alejandro García Padilla rinden sus respetos

Hasta la funeraria llegó el gobernador Pedro Pierluisi, quien el lunes declaró tres días de duelo por la muerte de los agentes. El primer ejecutivo se mostró solidario con la familia y felicitó a la Uniformada por esclarecer el asesinato.

“Yo vengo para solidarizarme con la familia y darle mi pésame personalmente, es lo menos que puedo hacer”, aseguró.

Pierluisi indicó que es imperativo que hacer frente a la criminalidad, por lo que aseguró que la Uniformada contará con los recursos para garantizar la seguridad en la isla.

“Es importante que tengan el equipo y la tecnología necesaria para que hagan sus labores... lo que queremos es que la criminalidad baje”, dijo al recordar que “por distintas razones” el 2020 terminó como el año con menos asesinatos en tiempos recientes.

Más temprano, el exgobernador Alejandro García Padilla también llegó a dar el último adiós al agente que durante su incumbencia trabajó en La Fortaleza.

“Estoy muy triste con la pérdida del agente Marrero, quien fue compañero de trabajo en Fortaleza. Estuvo en Servicios Especiales allí y lo conocimos, compartimos con él varias veces. Siempre la pérdida de un agente del orden público es triste, pero la de alguien que uno conocía y con quien compartió y trabajamos juntos nos toca más de cerca”, expresó.

El ex primer ejecutivo aprovechó la ocasión para hacer un llamado a favor de la despenalización de las drogas, medida que a su juicio ayudaría a reducir la actividad criminal en el país.

“Volvamos a retomar las discusiones que provoque que esto no vuelva a suceder. Es verdad que hay que atender las condiciones de trabajo de la Policía, pero también hay que atender los males fundamentales. Mientras sigamos haciendo las cosas iguales, tendremos los mismos resultados. Hay que descriminalizar la droga como han hecho estos problemas con éxito sin excepción”, reclamó.

El sepelio de Marrero Díaz será mañana a las 12:30 p.m., pero antes habrá un homenaje póstumo al oficial en el estacionamiento de la funeraria.

La Uniformada confirmó ayer que Marrero Díaz y los agentes de la Policía Municipal de Carolina, Luis Salamán Conde y Eliezer Hernández Cartagena, fallecieron luego que un hombre identificado como David E. Rivera Batiz les disparó en medio de una persecución.

El cuerpo del asesino fue encontrado durante la madrugada del martes con varios impactos de bala en Santurce. Estaba acompañado de un letrero que lo identificaba como el autor de los hechos.

Cuestionado sobre la investigación de los hechos, el designado comisionado de la Policía, Antonio López, dijo que aunque ayer identificaron al responsable de los hechos, la pesquisa continúa abierta. Asimismo, aseguró que la Uniformada se mantiene proveyendo ayuda económico y emocional a los familiares.

“Se está trabajando en estos momentos todos los seguros que tiene la Policía tanto a nivel estatal como federal y también tienen un año de sueldo completo, así como ayuda para los gastos fúnebre, ayuda emocional y médicos”, estableció a su llegada al velatorio.

López, quien se mostró visiblemente afectado durante una conferencia de prensa luego del asesinato, dijo que ha sido un proceso lamentable.

“Sepan que estamos a la disposición y que no por su partida termina la relación de nosotros, vamos a seguir buscándolos a todos los familiares y aportando todo lo que podamos con ellos”, acotó.