Los menores de 5 años son el grupo que resta por vacunar contra el COVID-19.
Los menores de 5 años son el grupo que resta por vacunar contra el COVID-19. (The Associated Press)

El Departamento de Salud recibió entre anoche y la mañana de este martes las primeras 5,500 dosis de la vacuna de COVID-19 para administrar en la población de infantes de seis meses hasta los cuatro años.

La entrega a Puerto Rico por parte del gobierno federal surge tras la autorización de uso de emergencia emitida durante el fin de semana por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

“Yo no tengo duda de que el paso correcto es vacunarlos”, afirmó la doctora Iris Cardona, pediatra y principal oficial médico del Departamento de Salud, en entrevista con El Nuevo Día, en referencia a la vacunación de los infantes de seis meses a cuatro años que, hasta esta semana, eran el único grupo de la población para el cual no se había aprobado una vacuna.

“La ciencia nos trae este regalo de poder proteger a ese grupo más pequeño, que hasta ahora no había una alternativa. Como pediatra estoy disponible para contestar las preguntas que los padres tengan, y entiendo que ese es el espíritu de las mayoría de los pediatras en Puerto Rico”, manifestó la doctora.

Cardona precisó que el primer paquete se recibió ayer, pasadas las 6:00 de la tarde, correspondiente a 500 dosis de la vacuna de Pfizer. “Entendemos que deben estar en tránsito 5,000 adicionales”, dijo en referencia a ese producto. Mientras, durante la mañana hoy Puerto Rico recibió una entrega de 5,000 dosis de la vacuna de Moderna. “El escenario más probable es que (la vacunación) comience el jueves”, precisó.

Salud comenzará mañana a distribuir esas dosis a los proveedores de la vacuna de COVID-19 certificados para administrar el fármaco en los infantes. Para recibir esa certificación los proveedores deben aprobar un adiestramiento que la agencia ofreció esta mañana. Cardona informó que hubo más de 500 proveedores participantes, que durante el día de hoy deberán completar una post-prueba que certifica que completaron la orientación.

“Lo que hicimos fue aprovechar el horario de una reunión que hemos tenido regularmente desde diciembre de 2020 con todos lo proveedores que forman parte de la red de proveedores de vacuna contra COVID. Eso incluye oficinas médicas, hospitales, centros de vacunación públicos y privados, centros 330, red de farmacias, etcétera. La mayoría de los que fueron invitados a conectarse eran profesionales de la salud, farmacéuticos, técnicos de farmacia, enfermeras graduadas en práctica, médicos desde generalistas hasta pediatras”, indicó Cardona.

La agencia estima que alrededor de 106,000 menores entre las edades de seis meses a cuatro años son elegibles para recibir la vacuna en Puerto Rico, basado en el estimado poblacional del Censo para el 2019. El Negociado del Censo no ha publicado todavía la segmentación por grupo de edad correspondiente al Censo de 2020, que pudiera arrojar una cifra un poco menor, explicó Cardona.

La distribución de las dosis disponibles se hará de forma equitativa, de acuerdo con el estimado de infantes en cada municipio. Además de los proveedores certificados por Salud, aquellos proveedores con acuerdos directos con el gobierno federal también recibirán dosis adicionales. En el caso de la cadena de farmacias Walgreens, por ejemplo, la expectativa es que reciban las dosis el viernes e inicien la administración el sábado en 22 farmacias que serán anunciadas, aunque estará disponible solamente para los menores a partir de los tres años.

“Hay 60 clínicas de los centros 330 que también vana recibir vacunas directamente del gobierno federal, pero no comienzan hasta la próxima semana a recibir. Como queremos garantizar el principio de equidad, que lleguen las vacunas a San Juan pero que también lleguen a la montaña, al oeste, al este, hemos llamado a estas clínicas y vamos s facilitar la entrega de vacunas de las que recibe el Departamento de Salud, en lo que ellos empiezan a recibirla”, sostuvo la funcionaria.

¿Cuántas dosis requieren las vacunas para infantes?

En el caso de la vacuna de Pfizer-BioNTech, será administrada como una serie primaria de tres dosis en las que las dos dosis iniciales se administran con tres semanas de diferencia, seguidas de una tercera dosis administrada al menos ocho semanas después de la segunda dosis en menores de seis meses a cuatro años de edad.

La vacuna de Moderna, por otro lado, se administra como una serie primaria de dos dosis, con un mes de diferencia. Anteriormente esta vacuna contaba con la autorización de uso para adultos de 18 años en adelante. La nueva autorización abarca a los infantes desde los seis meses hasta los cuatro años, pero también incluye al resto de los menores hasta los 17 años. La vacuna también está autorizada para proporcionar una tercera dosis de la serie primaria al menos un mes después de la segunda dosis para las personas de este grupo de edad que tienen ciertos tipos de inmunodepresión, indicó la FDA.

“Lo que queremos evitar son las complicaciones en estos chicos y especialmente menores de cuatro años de edad”, enfatizó el presidente de la Sociedad Puertorriqueño de Pediatría, Gerardo Tosca, al referirse a los pacientes pediátricos, un grupo que incluye a todos los pacientes por debajo de los 21 años.

“Hay que sentarse, educar y ver lo que ha habido últimamente en Puerto Rico, sobre el 80% de la población pediátrica hospitalizada en los últimos meses ha sido menor de cuatro años de edad”, indicó el pediatra. Salud reportó este martes 352 hospitalizados con COVID-19, de los cuales 46 son pediátricos.

Cardona explicó que la recomendación es que la serie sea completada utilizando una vacuna de la misma marca. Si además de la vacuna de COVID-19 al menor le toca o hace falta otra de las vacunas que regularmente se administran contra otras condiciones de salud, no existe una contraindicación para ambas vacunas no sean administradas en la misma visita.

“Si el niño está atrás en cuatro vacunas más la del COVID, es mejor hacer un buen juicio y decidir separarla, tomando en consideraciones otros factores, como la probabilidad de que vuelva, el estado de salud del niño, todo eso se discute”, añadió la doctora. “Todas las vacunas son importantes”.

Otra recomendación es que un área anatómica fue utilizada para la vacuna de COVID-19, por ejemplo, el muslo de un bebé-, que no se utilice ese mismo espacio para otra vacuna que se administra el mismo día.

Los efectos secundarios reportados

En cuanto a la vacuna de Pfizer-BioNTech, el estudio se realizó en dos subgrupos de edad divididos entre infantes de 6 meses a 23 meses, y de 2 años a 4 años de edad. En los análisis de la FDA la respuesta inmunitaria a la vacuna para niños de ambos grupos fue comparable a la respuesta inmunitaria de los adultos de 16 a 25 años de edad que recibieron dos dosis más altas de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech en un estudio anterior que determinó que la vacuna es efectiva para prevenir la enfermedad.

Los efectos secundarios informados con mayor frecuencia en los participantes de los ensayos clínicos de 6 a 23 meses de edad que recibieron la vacuna fueron irritabilidad, disminución del apetito, fiebre y dolor, sensibilidad, y enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección. Estos efectos secundarios también se informaron para los receptores de la vacuna de dos a cuatro años de edad, además de fiebre, dolor de cabeza y escalofríos.

Por otro lado, en torno a la vacuna de Moderna, se generaron dos ensayos clínicos que incluyeron bebés, niños y adolescentes divididos en subconjuntos de 6 meses a 23 meses, 2 años a 5 años, 6 años a 11 años, y 12 años y 17 años. Las respuestas inmunitarias fueron comparadas con las respuestas de adultos de 18 a 25 años que recibieron dos dosis más altas de la vacuna en un estudio anterior que determinó que la vacuna era eficaz para prevenir la COVID-19. En estos análisis de la FDA, la respuesta inmunitaria a la vacuna, de todos los grupos de edad fue comparable a la respuesta inmunitaria de los adultos.

En los participantes de ensayos clínicos de 6 meses a 5 años de edad, los efectos secundarios informados con mayor frecuencia incluyeron dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección, fiebre e hinchazón/sensibilidad en las axilas (o ingle) de los ganglios linfáticos en el mismo brazo (o muslo) que recibió la inyección. En los participantes de ensayos clínicos de 6 a 36 meses de edad, los efectos secundarios informados con mayor frecuencia también incluyeron irritabilidad/llanto, somnolencia y pérdida de apetito.

Mientras, en los participantes de ensayos clínicos de 37 meses a 5 años de edad, los efectos secundarios informados con mayor frecuencia también incluyeron fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, náuseas/vómitos y rigidez en las articulaciones.

Además, los efectos secundarios informados con mayor frecuencia en los participantes del ensayo clínico tanto para el grupo de edad de 6 a 11 años como para el grupo de edad de 12 a 17 años incluyeron dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, dolor en las articulaciones, ganglios linfáticos inflamados en la axila en el mismo brazo que la inyección, náuseas, vómitos y fiebre.

💬Ver comentarios