Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Encomiable labor por los adultos con Síndrome Down

El Hogar Tito y sus Amigos, ubicado en Aguada, les ofrece vivienda y las herramientas para una vida digna

2 de junio de 2024 - 11:10 PM

Actualmente, el hogar cuenta con una matrícula de cinco participantes con la expectativa de identificar un espacio más amplio que permita acoger nuevos integrantes. (Suministrada)

La necesidad de servicios a la población de adultos con Síndrome Down fue el motor que movió a Rosa Maldonado Rodríguez -una enfermera de profesión- a establecer el primer alojamiento fijo en Puerto Rico que brindara atención y cuidados dignos a ciudadanos con esta condición.

Se trata del Hogar Tito y sus Amigos, ubicado en el barrio Jagüey de Aguada, una organización sin fines de lucro que ofrece vivienda, alimentos, servicios de salud, cuidados preventivos, talleres de vida independiente y recreación a personas mayores de 21 años diagnosticados con la afección genética.

El centro abrió sus puertas en el 2023, tras una inquietud que tuvo Maldonado Rodríguez “ya que tiene un familiar con esta condición. Por eso, el hogar se llama Tito, en honor a su hermano Luis”.

Así lo estableció Isamary Acevedo, voluntaria y portavoz de la organización, al destacar que “esto surge por una preocupación de Rossie, porque su hermano, que tiene Síndrome Down, ya estaba entrando en edad y pensaba en qué será de otras personas mayores que sus padres están viejitos y se les dificulta el cuidarlos”.

“Entonces, decide dejar su trabajo y abrir el hogar para poder continuar con el cuidado de Tito y, a la vez, ayudar a otras familias. Desde entonces, este hogar recibe a todos los jóvenes, cuyos familiares no pueden cuidarlos porque son también personas adultas”, resaltó.

“Es una situación que viven los padres de estas personas, que son adultos mayores, que quizá no tienen la fuerza para poder atenderlos a ellos. Otros (participantes) son jóvenes adultos en custodia del Departamento de la Familia, tienen sus tutores y estos decidieron integrarlos a esta comunidad para que puedan compartir con otras personas”, apuntó.

El hogar ofrece vivienda, alimentos, servicios de salud, cuidados preventivos, talleres de vida independiente y recreación a personas mayores de 21 años diagnosticados con la afección genética.
El hogar ofrece vivienda, alimentos, servicios de salud, cuidados preventivos, talleres de vida independiente y recreación a personas mayores de 21 años diagnosticados con la afección genética. (Suministrada)

Actualmente, según Acevedo, cuentan con cinco participantes entre los 28 a 63 años y una fémina de 52 años “que recibe el servicio de cuido”.

“Ellos, además del alojamiento, reciben talleres de capacitación, actividades recreativas, se le dan servicios de cuidado preventivo; al lugar acuden sus médicos y enfermeras, se les brindan actividades recreativas y se les lleva a pasear”, detalló.

“Intentamos hacer de sus vidas lo más independiente posible según su condición; todo 24/7. Ellos reciben charlas educativas, talleres de agricultura. Este mes comenzamos con la siembra de vegetales, ellos sembraron la semillita y van a estar pendientes, son personas activas”, reveló.

Igualmente, los participantes reciben charlas de autoestima y mantienen una rutina de ejercicios, entre otros servicios.

Necesitan ayuda

No obstante, “como institución sin fines de lucro trabajamos a base de las donaciones que recibimos. Hay veces que cobramos y otras veces es por el amor y compromiso que tenemos aquí en la institución; son cuatro cuidadoras, la fundadora y yo”.

“Además de las donaciones que recibimos del pueblo y de otras instituciones, los familiares dan un donativo mensual, no es una cuota. Pero aquel familiar que no pueda, como esta institución es sin fines de lucro, nosotros hacemos un ajuste con esos participantes”, explicó.

Para mantener las operaciones, la organización requiere de una mano amiga que les apoye en la adquisición de productos de limpieza e higiene, entre otras necesidades.

“Además de que recibimos los beneficios del PAN, muchas veces nos quedamos cortos porque las cosas están tan altas y son cinco participantes adultos. Aquí se le ofrecen las seis comidas. También, algunos tienen sus dietas porque hay diagnósticos de diabetes, alta presión, que hay que tener cuidado con lo que ingieren. Los productos que se compran son bastante selectivos por estas razones”, apuntó.

“Necesitamos artículos de primera necesidad, champú, jabones en barra, navajas de afeitar, entre otros. Actualmente, solicitamos materiales recreativos o de manualidades porque todas las semanas los mantenemos haciendo actividades para que mantengan las destrezas de sus manos; mantenerlos siempre activos”, sostuvo.

De otra parte, la necesidad para esta población es tanta que los fundadores del centro tienen lista de espera para atender otros casos, pero el espacio de la vivienda es limitado.

“Estamos en busca de una nueva estructura para hacer el hogar, porque tenemos cinco participantes activos, pero hay otras personas interesadas y los hemos tenido que aguantar por falta de espacio en el lugar donde estamos. Nos gustaría que fuera en el área de Aguada por cuestión del acceso a los servicios de salud”, concluyó la voluntaria.

Para detalles adicionales y ayudar, escriba a titoysusamigos2023@gmail.com o llame al 939-339-9506.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: