Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Vista del CDT en Vieques. (GFR Media)
Vista del CDT en Vieques. (GFR Media)

Una preadolescente de 13 años falleció ayer en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de la isla municipio de Vieques, lugar que no cuenta con un ventilador mecánico, aparato que, según su familia, pudo haberla mantenido con vida.

“Esta situación -de no tener un ventilador mecánico- ha sido expresada por médicos que han estado aquí (en Vieques) anteriormente. Eso no existe y no ha existido por años”, denunció Carlos “Prieto” Ventura, tío de la menor.

Explicó a El Nuevo Día que Jaideliz Moreno Ventura había sido llevada el viernes pasado a una institución médica en la isla grande y se le hicieron pruebas para detectar influenza que arrojaron resultados negativos. La preadolescente, en ese momento, tenía fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza, contó el tío. “Le dieron de alta y ella regresó a Vieques”, dijo Ventura.

Sin embargo, ayer en la mañana, la menor se quejó con su mamá de un fuerte dolor en la cabeza.

“Se agarra la cabeza y le dice ‘mamá que dolor tan fuerte siento en la cabeza’ y se desploma. Con convulsiones, la llevan al hospital. Allí la reciben y le ponen una manga de oxígeno. De esas que tienen un tanque de oxígeno y la manga se coloca por la nariz. El hospital de nosotros no tiene un ventilador mecánico”, contó Ventura.

Indicó que la menor llegó al CDT a eso de las 6:25 a.m. y cerca de las 11:30 a.m. fue declarada muerta. Ventura dijo que durante ese tiempo personal del CDT, paramédicos del municipio y familiares colaboraban para tratar de mantener a la preadolescente con vida. “Pero no se tenía el medicamento para detener las convulsiones. Seguía convulsando”, sostuvo.

Incluso, dijo que en un momento dado la llevaron al aeropuerto para trasladarla a la isla grande.

“Y cuando está en el aeropuerto, la niña se va a un paro cardiorespiratorio. La montan de nuevo en la ambulancia y la regresan al hospital de Vieques. Seguimos tratando de aumentar la saturación de oxígeno”, relató evidentemente afectado.

“Se estaba quedando sin oxígeno porque no es lo mismo a mano que con una máquina. Tienen que reclutar a siete personas para que ayuden a mantenerla con oxígeno porque es tedioso. La gente se cansa tanto de estar apretando que llega el momento que se trincan los brazos. Le llegaron a adelantar la saturación. Cuando llega (la ambulancia aérea) Aeromed, la niña no pudieron mantenerla. Pero en este proceso pasaron horas”, agregó. 

Ventura lamentó que Vieques no tenga un hospital con todo el personal y los instrumentos médicos para atender cualquier problema de salud.

“Es más fácil morirnos”, dijo.

El antiguo hospital de Vieques permanece cerrado desde el azote del huracán María y se ha convertido en guarida de caballos realengos. Desde entonces, los viequenses solo cuentan con un centro clínico, que ofrece servicios limitados de salud, en las instalaciones de lo que antes era un refugio, en el barrio Las Marías. La gobernadora Wanda Vázquez Garced visitó ambos lugares en noviembre pasado y posteriormente envió suministros médicos.

“No sé por qué dicen (en el CDT) que no necesitan nada. No dicen nada y luego uno va allí y se encuentra que no hay medicamentos”, denunció Ventura.

La creación de un nuevo CDT está en manos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) que aún no logra un acuerdo con el gobierno federal. Entretanto, se mantienen los reclamos de los viequenses no solo por un transporte colectivo digno sino por servicios de salud adecuados.

“Vivimos en una isla y siempre nos quieren ver como un municipio grande. Cada día nos quieren hacer más dependientes de la isla grande cuando nuestra condición geográfica deberían tomarla en consideración. Cuando debe ser lo contrario, hacernos lo más independiente”, sentenció Ventura.

“A la niña se le quitó la opción de haber sobrevivido. Todavía no lo sabemos. Hay que esperar el proceso de una autopsia, pero es doloroso para una familia y los amigos en esa incertidumbre”, agregó.

Ventura lamentó igualmente que los paramédicos tuvieran más equipo en su ambulancia que el CDT de Vieques.

“El colmo es que muchas ocasiones los paramédicos tenían que salir corriendo a la ambulancia para buscar cosas, que están más preparadas que el mismo hospital”, reclamó.

“Si la niña la hubiesen mantenido con vida -aunque fuera con aparatos artificiales- al menos la familia hubiese podido donar los órganos y servir como aliciente, y sentir que la niña vive en 10 o 12 personas. Creo que los médicos y enfermeras en Vieques hacen lo que está a su alcance con lo que tienen”, indicó Ventura.

Como ha sido la constante denuncia de viequenses y culebrenses, Ventura dijo que se sentían “abandonados”.

“Hasta cierto punto, el pueblo se siente abandonado, que los políticos entran y salen, y no hay lazos de afecto y se obvia nuestro sentir. Vivimos esa problemática y por eso el dolor nuestro aquí. Todo esto añade más pesar y angustia a nuestra gente. Esto es lo que se vive a cada momento en nuestra isla. Necesitamos mayor sensibilidad”, sostuvo Ventura. 

Indicó que el cadáver de la menor permanece aún en Vieques y debe salir en una embarcación a eso de las 3:00 p.m. para ser llevado al Negociado de Ciencias Forenses. Los fiscales llegaron ayer en el último viaje de Ceiba a Vieques para ordenar el levantamiento del cadáver, agregó.