Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El kiosco de Bandera Azul en el balneario La Monserrate, en Luquillo, no resistió los vientos de María y sigue tirado en la arena.
El kiosco de Bandera Azul en el balneario La Monserrate, en Luquillo, no resistió los vientos de María y sigue tirado en la arena. (Vanessa Serra Díaz)

Fajardo - En el balneario Seven Seas, en este municipio, los estragos del huracán María aún saltan a la vista. Torres de salvavidas sin techo, ramas partidas y letreros sobre la arena atestiguan la fuerza de los vientos del ciclón, que tocó suelo boricua el pasado 20 de septiembre.

💬Ver comentarios