El juez federal Gustavo Gelpí. (GFR Media)

El juez federal Gustavo Gelpí ordenó, en la tarde del viernes, detener el cierre de la Hogar Modesto Gotay, en Trujillo Alto, puesto que el Departamento de Salud no cumplió con los protocolos establecidos para intervenir en ese albergue ni informó a la Oficina Federal del Coordinador Conjunto de Cumplimiento (JCC, por sus siglas en inglés).

La orden, efectiva hasta el lunes, 10 de agosto, también manda a mantener a los más de 40 participantes en el hogar mientras se investiga.

“El traslado repentino de todos los participantes tendrá un impacto inmediato en su salud y bienestar. Cuando se transfiere cualquier participante, siempre existe un plan predeterminado. Más aún, el JCC debe ser notificado en todo momento. Esto no ha ocurrido. Incluso asumiendo que se trata de un asunto de emergencia, a estas alturas el JCC debería haber sido informado como mínimo”, lee la orden del juez federal. Según Gelpí, el tribunal se enteró de la intervención de Salud a través de los medios.

Gelpí ordenó a Salud a proporcionar inmediatamente al JCC toda la información relevante sobre el asunto y permitirá una inspección adicional de dicha instalación durante el fin de semana. Además, proporcionará toda la información relacionada con la reubicación prevista de cada individuo.

Esta tarde, Salud informó esta tarde que ordenaba el cierre del hogar tras identificar serias fallas en sus operaciones que ponían en riesgo la salud de los residentes del lugar ante la pandemia de COVID-19. La movilización de la agencia se dio tras denuncias del propio personal.

“Durante nuestra visita al centro, pudimos evidenciar fallas severas en el manejo de alimentos, así como un inventario de alimentos expirados. Del mismo modo, no se cumplía con la cantidad adecuada de personal para atender a los pacientes. También observamos falta de higiene e infraestructura no adecuada para atender las necesidades de los residentes”, explicó el director de la Unidad de Investigaciones de Salud, Jesús Hernández, en un comunicado de prensa.

Sostuvo que también encontraron medicamentos expirados y sin su debida rotulación, excremento en los mattress y personas durmiendo en el piso.

Hernández indicó que en el lugar residían 47 personas, de las cuales 41 eran pacientes adscritos al Departamento de Salud.

Lee la orden del juez aquí: