Se adhiere a los criterios de The Trust Project
La Comisionada de Educación de Nueva York describe su niñez en Puerto Rico

La boricua Betty Rosa es la primera latina en ocupar el cargo que atiende a 3.2 millones de niños

17 de junio de 2023 - 11:40 PM

Nota de archivo
Esta historia fue publicada hace más de 6 meses.
Betty Rosa, quien pasó su infancia en Puerto Rico, supo lo que era entrar al sistema educativo sin saber hablar inglés, lo que la conectó aún más con sus alumnos cuando comenzó como maestra. (Suministrada)

La primera maestra de Betty Rosa, comisionada de Educación y presidenta de la Universidad del Estado de Nueva York, fue su abuela.

Nacida en la ciudad de Nueva York, Rosa pasó los primeros nueve años de su vida en Puerto Rico, donde vivió principalmente con su abuela y su tía en Carolina. Describió su niñez en la isla como “todo lo que cualquier niño soñaría”.

“La isla me dio tanto en términos de mi niñez”, expresó Rosa, conmovida, al hablar sobre su infancia. “Fue la base que realmente me preparó para más adelante en mi vida y todo lo que valoro, y parte de eso fue mi abuela. Muchas de las enseñanzas que atesoro han venido de mi abuela”.

Hoy día, Rosa es la primera latina en ocupar el puesto de comisionada de Educación de Nueva York. Asumió el cargo, inicialmente, de manera interina, pero fue nombrada en propiedad en 2021. Anteriormente, se desempeñó como canciller de la Junta de Regentes, entidad responsable de la supervisión general de todas las actividades educativas en Nueva York. Además, es miembro de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) de Puerto Rico.

La experiencia de Rosa con el sistema educativo de la ciudad de Nueva York comenzó cuando se mudó de niña de Puerto Rico para el Bronx, donde aprendió inglés en las escuelas.

Logo de Somos Puerto Rico Nueva York.
Logo de Somos Puerto Rico Nueva York. (El Nuevo Día)

Eso fue extremadamente difícil, ir a la escuela y sentarme y escuchar a los otros niños alrededor mío sin entender el idioma”, narró Rosa, quien recuerda a un consejero que dijo que ella tenía el potencial para llegar a la Universidad de Harvard, a pesar de que aún tenía dificultades con el lenguaje.

“Pero encontré un refugio, a pesar del hecho de que no hablaba inglés”, añadió. “Tuve unos maestros increíbles”.

Cuando culminaba el semestre escolar en junio, viajaba a Puerto Rico para estar con su abuela, quien se aseguró de que Rosa mantuviera su idioma y su cultura.

“Mi abuela nos registraba en la escuela (en la isla)”, dijo la comisionada. “En Puerto Rico, la escuela, obviamente, comienza en agosto, así que iríamos a la escuela por un mes y después desaparecíamos”.

Desde entonces, Rosa ha obtenido un bachillerato, tres maestrías y un doctorado. Una de sus maestrías y su doctorado son de Harvard. “(El consejero) estaba en lo correcto en cuanto a dónde iría”, expresó Rosa.

En un principio, la líder no consideraba entrar al campo de la educación. Su plan original era estudiar Derecho, y comenzó a dar clases con el propósito de ahorrar dinero para pagar su grado.

“Pero resultó que me enamoré de la educación”, dijo. “Me enamoré de mis niños en el sur del Bronx”.

Betty Rosa comenzó su carrera en el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York como paraprofesional, maestra y coordinadora de lectura bilingüe.
Betty Rosa comenzó su carrera en el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York como paraprofesional, maestra y coordinadora de lectura bilingüe. (Suministrada)

Comenzó su carrera en el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York como paraprofesional, maestra y coordinadora de lectura bilingüe. En aquella primera clase, tuvo estudiantes que no hablaban inglés, al igual que ella cuando llegó a la ciudad.

“Fue hacer esa conexión entre lo que yo experimenté y lo que ellos experimentaban, y me di cuenta de lo mucho que amaba estar con ellos y esa conexión”, manifestó.

Rosa trabajó, además, como subdirectora y directora en Educación Especial. En 1998, fue nombrada al puesto de superintendente del distrito escolar 8 en el Bronx, que incluye algunas de las comunidades más pobres en la ciudad, y luego asumió el cargo de superintendente principal del Bronx, rol en el cual estuvo a cargo de aproximadamente 275,000 niños.

Ahora, Rosa supervisa el trabajo de más de 700 distritos escolares en el estado de Nueva York, que cuenta con unos 3.2 millones de estudiantes.

A fines de 2020, el expresidente Donald Trump designó a Rosa, identificada con los demócratas, como miembro de la JSF. La educadora afirmó que había un interés de tener una educadora en la Junta, ya que “podría aportar al pensamiento sobre la educación en Puerto Rico”.

“Sentí que era una buena manera para yo devolverle a una isla que me ha dado tanto”, manifestó. “La Junta fue una oportunidad para yo contribuir y eso es lo que he estado haciendo por los pasados dos años”.

Para Rosa, los retos actuales de la educación incluyen el acceso a una enseñanza de calidad y “puntos de vista e ideologías conflictivos que permean el salón de clases”, que afectan la creatividad y el pensamiento crítico de los estudiantes. Así mismo, dijo que se debe repensar dónde y cómo se lleva a cabo la enseñanza.

“El aprendizaje debe expandirse y debe llevarse a cabo en diferentes formas y en diferentes lugares”, sostuvo.

De su abuela, Rosa aprendió lecciones como la importancia de la verdad, y era una persona que “sentía que yo podía hacer cualquier cosa que yo me propusiera”. Le enseñó que “el fracaso va a ser parte de tu vida, pero tienes que crecer de esas experiencias”.

Si Rosa pudiese regresar al pasado para hablar con aquella niña isleña que llegó a las aulas de Nueva York sin saber inglés, le diría que tenga a personas en su círculo que la apoyen y que alcance sus metas “con el orgullo de quien tú eres”.

“Y siempre recuerda tu lenguaje, tu cultura y tu isla”, afirmó.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: