Natalie Jaresko hizo ayer unas recomendaciones en las que se debería invertir el fondo federal otorgado al gobierno de Puerto Rico. (GFR Media)
Natalie Jaresko hizo ayer unas recomendaciones en las que se debería invertir el fondo federal otorgado al gobierno de Puerto Rico. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

----

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) reconoció este lunes que no tiene jurisdicción directa sobre los $2,200 millones que recibió el gobierno central en fondos federales para paliar la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

“La JSF no ejerce control sobre programas o fondos federales, con la excepción de la certificación provista por el Departamento de Vivienda federal para el monitoreo de los fondos del programa CDBG-DR. Dicho eso, continuaremos requiriendo informes del gasto y uso de los fondos que reciben entidades gubernamentales, incluyendo el gobierno central y la Universidad de Puerto Rico, entre otros, a raíz de la emergencia del COVID-19. Además, Promesa da autoridad a la JSF para revisar los contratos y nuestra política -de ordinario- requiere que todo acuerdo contractual mayor de $10 millones sea aprobado previamente por la Junta”, dijo en declaraciones escritas a El Nuevo Día el portavoz del ente fiscal a cargo de las finanzas de la isla, Edward Zayas.

La directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, hizo ayer varias recomendaciones al gobierno sobre cómo debían utilizar los $2,200 millones proporcionados a través del Cares Act aprobado por la administración de Donald Trump.

La Junta sugirió al gobierno aumentar “significativamente” la compra y administración de pruebas para detectar el COVID-19 y de tecnología para rastreo. También recomendaron el reembolso de una porción de los $500 millones, que fueron parte de los $787 millones del Paquete de Apoyo de Medidas de Emergencia.

Igualmente, recomendaron poner en marcha un plan de almacenamiento y distribución para administrar el inventario y racionar los suministros y el equipo, como los productos de protección personal (PPP), los ventiladores y las pruebas de detección del virus.

Invertir en fortalecer el desarrollo de la fuerza laboral fue otra de las sugerencias de la Junta.