Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Unos 5,000 soldados puertorriqueños de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos estarán ahora bajo una misma jerarquía militar, el Comando Geográfico del Caribe, movida con la que se espera que puedan responder de forma más efectiva a las necesidades
Unos 5,000 soldados puertorriqueños de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos estarán ahora bajo una misma jerarquía militar, el Comando Geográfico del Caribe, movida con la que se espera que puedan responder de forma más efectiva a las necesidades ([email protected])

Cinco batallones de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos responderán de ahora en adelante a la general Dustin A. Shultz con la creación del Comando Geográfico del Caribe, que albergará la mayor cantidad de militares en Puerto Rico desde la movilización del Ejército Sur a Texas en el 2003.

En Puerto Rico hay aproximadamente 5,000 miembros de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos. Sin embargo, cerca de 1,000 de esos 5,000 militares no respondían directamente a comandos en la isla, sino que debían pedir autorización a organismos militares en Georgia, Carolina del Norte y Texas.

Ayer, en el Fuerte Buchanan, en Guaynabo, se llevó a cabo la ceremonia del despliegue de tropas, que consolidó los batallones bajo el mando de Schultz, la oficial de más alto rango en la región.

Se trata de las unidades del Primer Batallón de Entrenamiento Básico del Regimiento 389, el Primer Batallón de Entrenamiento Multifuncional del Regimiento 333, el Segundo Batallón de Entrenamiento del Regimiento 348, el Batallón de Asuntos Civiles y el Batallón 49 de Servicios Médicos.

La creación del Comando Geográfico del Caribe surgió como resultado de la movilización de militares tras el paso del huracán María el año pasado. En medio de la emergencia, los batallones quedaron, de manera temporera, bajo la dirección de Schultz para acelerar la asistencia a los puertorriqueños.

“Los soldados trabajaron con tanta eficacia y era más fácil tener solo un comando”, explicó la general Schultz luego de la ceremonia en la que asumía mayor responsabilidad.

El general de tres estrellas Charles D. Luckey fue quien optó por dejar el comando consignado a la general Schultz. Luckey se reunió ayer con el gobernador Ricardo Rosselló Nevares en La Fortaleza, según se informó.

“Es un privilegio, porque ahora tengo los recursos y también los derechos para asistir a los soldados, aumentar su eficacia y su capacidad de entrenamiento”, dijo la general al finalizar la ceremonia en la que se colocó el parche de la garita del Morro a los soldados, el mismo que usó el Regimiento 65 de Infantería.

Ahora, en caso de una emergencia, debe haber una respuesta más rápida de la Reserva del Ejército estadounidense.

“Ahora me pueden decir ‘por favor, general, necesito ayuda con ingenieros, purificación de agua, comunicación de satélites’... Como todas las unidades ahora están bajo mi mando, me facilita responder inmediatamente”, dijo la militar.

La general Schultz aclaró que eso no implica que la milicia se hará cargo de la isla de suceder un desastre similar al huracán María. “Generalmente no, porque eso es algo de la Guardia Nacional. Ellos están a cargo de eso y están bajo el mando del gobernador, como debe ser. Pero cuando es un desastre más grande, necesitan pedir ayuda”, explicó.

Luego de la movilización a Texas del Ejército Sur, la Reserva del Ejército de los Estados Unidos se convirtió en el comando del Ejército -a nivel federal- más grande en la región del Caribe, según datos del cuerpo militar. Ahora, con el Comando Geográfico del Caribe, se consolida más.

El comando representa una inyección económica para la isla que se estima en $285 millones anuales.