Las autoridades municipales temen que el río Yauco se desborde. (Ramón "Tonito" Zayas)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura relacionada con la tormenta tropical Isaías. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

---

Yauco - Al menos dos carreteras en el casco urbano yaucano se inundaron debido a las lluvias asociadas a la tormenta tropical Isaías, informó esta mañana el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz.

En entrevista con El Nuevo Día, Torres Ortiz dijo que el acceso al pueblo a través de la intersección de la PR-129 y la PR-359 está bloqueado.

“No hay paso porque las alcantarillas se taparon y está inundado”, explicó.

“También, estamos vigilantes al río Yauco porque sigue lloviendo y está aumentado de nivel. Todavía no está cerca del nivel de desborde, pero estamos vigilantes”, añadió.

Torres Ortiz indicó que “el 100% del municipio” está sin servicio eléctrico.

También, se han reportado deslizamientos de terreno en las carreteras PR-128 y PR-371. “Ambas carreteras son el área rural. Los árboles están obstruyendo el tránsito, pero no dejan incomunicadas a las comunidades”, resaltó.

En cuanto a refugiados, Torres Ortiz detalló que dos personas permanecen en el Centro de Usos Múltiples del barrio Almácigo Bajo.

“La preocupación mayor es la lluvia, que sigue cayendo y el río puede salirse de su cauce. Hemos tenido ráfagas de viento de entre 40 y 55 millas por hora, pero no tenemos reportes de daños al momento”, dijo el alcalde.

Torres Ortiz tampoco tiene reportes de daños sobre las familias que pernoctan en un campamento, en el sector Ciénaga del barrio Barinas, desde el terremoto del pasado 7 de enero.

A eso de las 7:00 a.m., cuando El Nuevo Día recorrió el casco urbano de Yauco, al menos 10 personas hacían fila a las afueras de una panadería para comprar alimentos. Utilizaban mascarillas y mantenían distanciamiento físico. Estaba lloviendo.

Pese al paso de la tormenta, ya había varias personas haciendo fila en una panadería en Yauco.