La gobernadora Wanda Vázquez Garced presentó hoy a Osvaldo Soto como su nominado a contralor. (David Villafane/Staff)

El licenciado Osvaldo Soto García tendrá un difícil camino en ruta a su confirmación, pues al menos en la Cámara de Representantes no contaría con los votos necesarios para que su nombramiento a Contralor de Puerto Rico sea aprobado.

Una fuente con conocimiento del asunto dijo a El Nuevo Día que el panorama para Soto García en la Cámara luce “complicado”.

Según supo este diario, existen dudas sobre sus credenciales para ocupar esa posición a un término de diez años. Además, a algunos legisladores les preocupan los vínculos del nominado con el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, para quien trabajó como secretario de Asuntos Públicos.

El presidente de este cuerpo legislativo, Carlos “Johnny” Méndez, ya anticipó esta tarde en entrevista por Telemundo con el comunicador Jay Fonseca que Soto García no cuenta con el endoso de toda la delegación de la mayoría del Partido Nuevo Progresista (PNP) en esta rama legislativa.

Según el presidente cameral, no será hasta mañana al mediodía -cuando se reciba la convocatoria a la sesión extraordinaria- que se sabrá la cantidad de votos que tiene el nominado para ocupar esta posición.

Debe tener “conocimiento en asuntos fiscales”

Mientras tanto, varios representantes de la mayoría en la legislatura consultados por este diario tomaron con mucha cautela este nombramiento, aunque aseguraron que le darán el espacio para que el actual secretario de Asuntos Públicos presente sus quilates y defienda por qué deben endosarlo.

“No lo conozco, más allá de la información pública (que ha trascendido), pero le daré el espacio para que se reúna conmigo o con el caucus”, sostuvo el representante Gabriel Rodríguez Aguiló, portavoz de la mayoría en la Cámara de Representantes.

El legislador recordó que el término de esta posición es por diez años y que la persona que sea nombrada estará inmersa en evaluaciones de funciones gubernamentales, así como de contrataciones con fondos de reconstrucción y desarrollo, incluyendo programas municipales, entre otros.

“Debe tener vasto conocimiento en asuntos fiscales”, reiteró.

José “Pichy” Torres Zamora, vicepresidente de la Cámara de Representantes, indicó por su parte que, aunque conoce a Soto García, le hará el escrutinio necesario a su nombramiento.

“No me voy a aventurar a decir sí o no (lo avalará)”, dijo.

Sobre si el abogado cuenta con el bagaje necesario, incluyendo la preparación académica y la experiencia, comentó que, aunque la Constitución del Estado Libre Asociado no lo especifica, por tradición la persona que suele ocupar esta posición suele ser un contador público autorizado (CPA) debido al tipo de funciones que ejerce.

Según se informó durante su nombramiento, Soto García posee un bachillerato en Ciencias Empresariales y Mercadeo de University of Phoenix en Puerto Rico. Además, se graduó de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.

“Mi preferencia es que sea una persona con experiencia en el campo”, indicó Torres Zamora, aunque resaltó que confía en que la gobernadora Wanda Vázquez Garced haya medido las capacidades de Soto García para esta posición antes de nombrarlo.

Rafael “Tatito” Hernández, portavoz del Partido Popular Democrático (PPD) en la Cámara de Representantes, coincidió en que la Constitución no obliga a que la Contraloría sea ocupada por un CPA, pero sus funciones advierten que debe ser alguien con estos conocimientos, incluyendo auditorías de instrumentalidades y entidades públicas.

“Esto le pone un gran peso de análisis a la asamblea legislativa, que va a tener que evaluar si el nominado cumple con las disposiciones de ley. La persona (nombrada) no puede ir a aprender”, dijo Hernández, quien abogó porque se celebren vistas públicas con participación de legisladores de minoría para que el pueblo pueda analizar este nombramiento y que el tiempo para interrogar al nominado se suba a diez minutos (por legislador).

Por su parte, el representante de mayoría Juan Oscar Morales anticipó su desaprobación al nombramiento.

“No tiene el carácter. Es nefasto ese nombramiento. Se me hace imposible favorecerlo. Ese fue el señor que mientras yo dirigía la investigación de las pruebas de COVID se paró frente al pueblo de Puerto Rico a tratar de minimizar la investigación que se hacía de manera seria y responsable”, sostuvo.

Morales señaló que Soto García nunca le contestó las llamadas ni mensajes que le envió para discutir tanto esta investigación como otros proyectos de salud que trabajaba en la legislatura.

“La gobernadora se equivocó (con este nombramiento). Me sorprende porque esto (la Contraloría) requiere una persona de más envergadura, posición y carácter. El (Soto García) no tiene ni una sola cualidad (que lo amerite para esta posición)”, dijo el representante por el Partido Nuevo Progresista (PNP), quien dirige la Comisión de Salud en la Cámara de Representantes.

Vargas Vidot: “Me parece malísimo"

El senador independiente José Vargas Vidot tampoco favorece el nombramiento.

“Me parece malísimo, más aún en un momento donde el pueblo pide una vuelta a la confianza en el servicio público”, dijo el galeno.

Resaltó que este tipo de nombramiento ha requerido históricamente desde finales de la década del 1970 a una persona con preparación en contabilidad. Agregó que justo en este momento histórico amerita, además, que la Contraloría recobre la confianza del público con una fiscalización apropiada, no atada a compromisos políticos.

El presidente del PPD, Aníbal José Torres, tampoco se mostró a favor de este nombramiento.

“Sin entrar en las cualidades de la persona, a quien conozco, creo que este nombramiento, por la trascendencia y especificidad del tema, debió ser uno libre de perspectiva puramente política”, dijo al coincidir en que debió ser alguien con conocimiento en contabilidad y auditorías.

“Esto demuestra que la gobernadora ha enganchado los guantes de la función de gobernar y está pagando precios políticos”, agregó.

El representante Dennis Márquez, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), anticipó que este nombramiento no cuenta ni con su aval ni con el del senador Juan Dalmau, aspirante a la gobernación por esta colectividad.

“Nombrar a una persona vinculada con la gobernadora y todas las acciones del gobierno de Puerto Rico genera unos graves conflictos”, sostuvo al tildar este nombramiento como “un premio de consolación”.

El nombramiento a Contralor, dijo, debe ser ocupado por una persona con compromiso a la fiscalización, análisis y a intervenir con las cuentas del gobierno, no por alguien allegado al gobierno de turno.

Por su parte, el representante José “Kikito” Meléndez, de la mayoría novoprogresista, indicó que ya la gobernadora debió hacer la evaluación preliminar de este nombramiento.

“Lo conozco y se que es una persona de muchas capacidades. Hay que ver qué información sale en la asamblea legislativa, pero creo no debe haber problemas mayores”, opinó.

Sobre que Soto García no sea contable, comentó que no es un requisito atado a esta posición.