Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los expertos hicieron cuentas y descubrieron que al submarino le sobraban hasta 100 toneladas (Archivo / EFE)

Había que renovar la flota de submarinos de España y para ello el Ministerio de Defensa decidió invertir 2,132 millones de euros ($2,495) para construir cuatro sumergibles S-80. Todo iba bien hasta que la máquina fue puesta a prueba, en 2013. Entonces se descubrió un error en el diseño que podía poner en riesgo la flotabilidad del submarino. Para decirlo claro: existía la posibilidad de que el S-80 Isaac Peral se hundiera y nunca más regresara a la superficie.


💬Ver 0 comentarios