(semisquare-x3)
Los expertos hicieron cuentas y descubrieron que al submarino le sobraban hasta 100 toneladas (Archivo / EFE)

Había que renovar la flota de submarinos de España y para ello el Ministerio de Defensa decidió invertir 2,132 millones de euros ($2,495) para construir cuatro sumergibles S-80. Todo iba bien hasta que la máquina fue puesta a prueba, en 2013. Entonces se descubrió un error en el diseño que podía poner en riesgo la flotabilidad del submarino. Para decirlo claro: existía la posibilidad de que el S-80 Isaac Peral se hundiera y nunca más regresara a la superficie.

Los expertos hicieron cuentas y descubrieron que le sobraban hasta 100 toneladas debido a "desviaciones relacionadas con el balance de pesos”. Analizaron la situación y determinaron que para corregir el problema, el sumergible debía ser agrandado. Para estar seguros, contrataron por 14 millones de euros ($16 millones) a unos asesores estadounidenses, que llegaron a la misma conclusión. Por eso, de los 71 metros (232 pies) del plan original pasaron a los 80.81 (265). Eureka, asunto resuelto. El submarino ahora podía hundirse y flotar sin problemas. Y como era más grande, el S-80 pasó a llamarse S-80 Plus. Suena lógico.

Lo malo es que nadie consideró que los muelles de atraque en la base naval de Cartagena (Murcia) tienen una dimensión máxima de 78 metros (256 pies). O sea, los submarinos no cabían en su propia casa. Esto obligará al gobierno español a invertir otros 16 millones de euros ($18.7 millones) para dragar las fosas y agrandarlas, entre otras modificaciones, según reporta El País. Lo bueno es que todavía tienen tiempo: se estima que el primero de los submarinos será entregado en 2022. Lo malo es que los sobrecostos han llevado a que cada aparato cueste casi $1,700 millones (el presupuesto final se estima en $4,560 millones para los cuatro sumergibles), lo que lo hace demasiado caro para competir en el mercado internacional.

Quizás sea demasiado grande y quizás sea demasiado caro y quizás se ha demorado años y años en ser entregado, pero por ahora, al menos, el submarino español se hunde y vuelve a flotar. Y eso ya es un avance.


💬Ver 0 comentarios