Hasta el viernes, los 10.9 millones de pruebas realizadas resultaron negativas.
Hasta el viernes, los 10.9 millones de pruebas realizadas resultaron negativas. (The Associated Press)

Beijing — Qingdao, una ciudad costera del este de China, completó las pruebas de detección del coronavirus a sus 11 millones de habitantes tras un brote, sin detectar nuevos contagios hasta el momento.

Hasta el viernes, los 10.9 millones de test realizados fueron negativos.

El riesgo de transmisión comunitaria “básicamente se ha eliminado”, dijo Xue Qingguo, teniente de alcalde de Qingdao, a la televisora estatal CCTV.

Las pruebas se ordenaron luego de que 13 personas contrajeron el COVID-19, los primeros casos de transmisión local en más de dos meses.

La fuente del brote se remonta a dos trabajadores portuarios que habían dado positivo al virus en septiembre pero que en un primer momento no mostraron síntomas. Habían visitado un hospital en Qingdao, donde pasaron a una sala de escáneres, que no se desinfectó de forma adecuada después y provocó el contagio de otros pacientes, según las autoridades de salud.

El director de la Comisión de Salud, Sui Zhenhua, y Deng Kai, presidente del hospital torácico de Qingdao donde se transmitió el virus, están siendo investigados por el brote.

La Comisión Nacional de Salud reportó el sábado 13 nuevos casos, todos importados, para un total de 85,659, con 4,634 decesos.