Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un programa federal extendería la ayuda de vivienda por 18 meses. (GFR Media) (semisquare-x3)
Un programa federal extendería la ayuda de vivienda por 18 meses. (GFR Media)

Washington - A 23 días de que pierdan el refugio temporal que les proveyó la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), alrededor de un centenar de puertorriqueños que se desplazaron al estado de Massachusetts después del huracán María tocan a la puerta del Congreso para que se active un programa que les garantice subsidios de vivienda durante 18 meses.

En el grupo, que llegó ayer a Washington D.C. y hoy tiene reuniones en el Congreso, está el matrimonio de Elinneth y Juan Rodríguez, con sus gemelas de 7 años y una pequeña de 5.

No queremos regresar a Puerto Rico”, dijo Elinneth, entrevistada por El Nuevo Día en la sede de la iglesia “United Methodist”, ubicada justo al lado del Congreso y donde les recibió la organización “Fe en acción”.

La familia Rodríguez, que vivía bajo subsidio federal de vivienda en un condominio de San Juan, ha estado desde finales de noviembre alojada en un hotel de Springfield, bajo el programa de refugio temporal (TSA) de FEMA, que ha beneficiado a los damnificados del huracán María, pero expira el 30 de junio.

El programa TSA ha permitido a miles de familias vivir en una hospedería de Estados Unidos o Puerto Rico en espera de ser reubicados formalmente en un estado o retornar a la isla.

“Perdimos nuestras pertenencias”, comentó Elinneth. Los Rodríguez primero se habían trasladado a Florida. Una amiga les recomendó probar suerte en Massachusetts.

Juan laboró como guardia de seguridad en la isla. “Trece años bajo el salario mínimo. Con un bono de Navidad de $20”, rememoró.

Ahora, Juan trabaja en un restaurante, donde dice que gana el doble de lo que era su salario en Puerto Rico, y considera que sus hijas, diagnosticadas con hiperactividad, tienen acceso a mejor educación y servicios médicos.

Suleyka Pérez, quien residía en Juana Díaz, está en West Springfield desde la Navidad junto a sus hijos de seis y dos años. No habla inglés, y sin trabajo, ha tenido dificultades para conseguir una vivienda bajo la Sección 8. En Massachusetts, sin embargo, dijo que tiene mejor acceso a programas de bienestar social, y uno de sus hijos recibe ayuda para desarrollar el habla.

Como los Rodríguez, no piensa regresar a vivir en Puerto Rico.

Las familias boricuas pudieran beneficiarse de un proyecto de ley de ocho senadores demócratas -incluidos los elegidos por Massachusetts, Elizabeth Warren y Ed Markey-, para ordenar a FEMA activar su Programa de Asistencia de Vivienda por Desastres (DHPA, por sus siglas en inglés), que permitiría mantener asistencia de vivienda a los damnificados de los huracanes ocurridos en 2017 durante 18 meses.

El programa DHPA -que se activó tras el huracán Katrina, en 2005-, funciona a base de acuerdos interinstitucionales entre FEMA y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal.

Un proyecto similar al de los senadores demócratas fue presentado en la Cámara baja por el congresista demócrata Adriano Espaillat (Nueva York), con el respaldo de otros 17 legisladores federales, incluidos los boricuas Luis Gutiérrez, Nydia Velázquez y José Serrano, y la comisionada residente Jenniffer González.


💬Ver 0 comentarios