(GFR Media)

Antes que comenzara el año, el 2020 se perfilaba como un ciclo electoral histórico y repleto de retos debido a la reducción en fondos para la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), las carreras que se definirían en primarias y la alta participación que se esperaba.

No obstante, esos desafíos se agudizaron en enero -con los terremotos que sacudieron la región sur- y posteriormente con una pandemia que obligó al mundo a detener operaciones.

“Los retos son grandísimos”, ha reconocido el presidente de la CEE, Juan Ernesto Dávila Rivera, quien se estrena en sus primeros eventos electorales y tiene a su cargo uno de los procesos electorales más difíciles en la historia política de la isla.

Habrá primarias presidenciales demócratas, primarias locales entre aspirantes del Partido Nuevo Progresista (PNP) y del Partido Popular Democrático (PPD), elecciones generales y, posiblemente, un plebiscito el mismo día de las elecciones. Todo pudiese estar regentado por un nuevo andamiaje electoral si el nuevo Código Electoral es convertido en ley.

Varios hechos marcan esos eventos electorales, encabezados por las disputas al interior del PPD y del PNP para definir quién será el candidato a la gobernación, un asunto en el que se estrena la Pava porque, en sus 80 años, nunca ha seleccionado a su candidato mediante ese método y, además, lo hará a pocos meses de las elecciones generales.

En esas elecciones generales de noviembre, participarán, además del PNP, el PPD y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el Movimiento Victoria Ciudadana y el Proyecto Dignidad.

Y cada evento electoral debe amoldarse al COVID-19, que no solo ha obligado a posponer las primarias, sino que empujará a la CEE a implementar medidas nunca antes vistas para que el electorado pueda ejercer su derecho al voto.

Dávila Rivera ha dicho que deben velar por la seguridad de los electores y de los empleados. Por eso, buscan la forma de evitar el contacto físico y promover el distanciamiento en cada evento.

El primero, a todas luces, será la primaria presidencial demócrata en la que ha insistido el senador Bernie Sanders, mientras el PIP y, más recientemente, el Proyecto Dignidad abogan por su cancelación.

Habrá que ver cuál será el desempeño de la CEE con menos empleados e ingresos, máquinas de escrutinio electrónico aún sin revisar, nueva selección de centros de votación y una pandemia que pone a prueba el entusiasmo de la gente para arriesgarse a ser funcionario de colegio o para acudir a votar.

Primarias presidenciales demócratas

Fue necesaria una enmienda a la Ley de Primarias Presidenciales Compulsorias de 1979, que establece que el evento electoral debe realizarse el último domingo de marzo, para cambiar la fecha de las primarias presidenciales demócratas, que estaban pautadas para el 29 de marzo, pero fueron pospuestas para finales de abril a raíz de la propagación del COVID-19.

La fecha en la que se realizará el evento electoral está ahora en manos del Partido Demócrata en Puerto Rico, luego que no pudieran realizarse el 26 de abril.

El presidente del Partido Demócrata en Puerto Rico, Charlie Rodríguez, ha adelantado que pudieran realizarse a finales de junio o principios de julio. Para celebrar estas primarias, la Junta de Supervisión Fiscal concedió $1.1 millones a la CEE, cifra que es suficiente, según Rodríguez.

Las primarias presidenciales demócratas en Puerto Rico se mantienen en pie a insistencia del senador Bernie Sanders.

Pese a que el senador apoyó a Joe Biden, este permanece en la papeleta de las primarias presidenciales con la idea de reunir más delegados para la discusión del programa de gobierno del Partido Demócrata de Estados Unidos.

En Nueva York, la junta electoral canceló las primarias estatales para proteger a sus residentes de contagios con el COVID-19 y por entender que el evento electoral era innecesario ante el retiro de Sanders. Esas primarias debieron ser el 23 de abril. El Tribunal Federal de Nueva York falló en contra del estado, y las primarias deben hacerse el 23 de junio.

Rodríguez favorece la aprobación del nuevo Código Electoral, que está ante la gobernadora para su aprobación. Ha dicho que la ampliación del voto adelantado y el voto ausente, ambos contenidos en el nuevo Código Electoral, ayudarían al elector a votar en medio de la pandemia.

Preparativos de la CEE

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) asignó $5.4 millones a la CEE para las primarias locales, cifra que está por debajo de los $13.4 millones que solicitó la CEE.

Inicialmente, la CEE había solicitado $15 millones. Ante esto, la JSF autorizó al ente electoral a redistribuir $1 millón de su presupuesto para destinarlo a las primarias locales.

Esos fondos se necesitan para financiar las tareas con las que debe cumplir la CEE previo a todo evento electoral, como el cierre del registro electoral, atender las solicitudes de voto ausente y voto adelantado, la compra e impresión de papeletas, transportar el material electoral, inscribir nuevos electores y seleccionar colegios de votación.

Cada una de esas tareas plantea un reto para la CEE, que debe lidiar con el cierre de escuelas que servían como centros de votación, la pandemia y las denuncias del Partido Independentista Puertorriqueño de que se arrastraron los pies con la inscripción de nuevos electores.

La empresa Dominion debe enviar empleados a la isla -por petición de la CEE- para hacer el mantenimiento preventivo de las máquinas de escrutinio electoral, lo que toma ocho semanas. Ese proceso debió comenzar la misma semana en que la gobernadora puso en vigor el toque de queda. Por eso, los empleados de Dominion regresaron a Estados Unidos. Ahora, se cree que puedan llegar a la isla el 17 o 18 de mayo.

De las 6,075 máquinas provistas por Dominion -a un costo de $38.2 millones- más de 1,200 no pasaron la prueba de carga y necesitaron baterías nuevas costeadas por la CEE.

En 2024, las máquinas serán propiedad de la CEE, que para cada evento debe pagar a Dominion por papeletas especiales y la programación de las máquinas. En el pasado, la CEE ha confrontado problemas para mantenerse al día con los pagos a Dominion.

Primarias locales

Tanto el Partido Nuevo Progresista (PNP) como el Partido Popular Democrático (PPD) acordaron que las primarias pautadas para el 7 de junio deberían posponerse a causa de la emergencia que ha provocado el COVID-19.

La Junta de Gobierno del PPD avaló la fecha del 2 de agosto y mantiene esa decisión. El 2 de agosto, se cumple un año de la renuncia de Ricardo Rosselló y el breve ascenso de Pedro Pierluisi a la gobernación.

Con la fecha del 2 de agosto, también concurría el presidente del PNP, Thomas Rivera Schatz, quien dijo públicamente que consultaría el asunto mediante un referéndum electrónico entre los miembros del Directorio de la Palma.

Sin embargo, previo a esa consulta, el presidente cameral, Carlos “Johnny” Méndez, presentó una resolución conjunta (R. C. de la C. 681) para que las primarias sean el 12 de julio.

Méndez respalda a Pierluisi. El equipo de Pierluisi aboga por una primaria en julio para sacar provecho de los golpes que ha recibido la gobernadora Wanda Vázquez Garced por la compra de pruebas diagnósticas y, más recientemente, con los desperfectos en el sistema electrónico para cobrar el desempleo, según fuentes de este medio. Méndez ha dicho que esta semana debe tomarse una decisión. Los alcaldes del PNP avalaron el 4 de agosto.

Los presidentes de la Palma y del PPD no tienen reparos en mover las primarias al 9 de agosto. El presidente de la CEE, Juan Ernesto Dávila Rivera, favoreció las primarias en agosto porque tendrían tiempo suficiente para prepararse.

En el caso del PPD, habrá primarias entre 148 aspirantes. Entre ellos, hay tres aspirantes a la gobernación: Carmen Yulín Cruz, Eduardo Bhatia y Carlos Delgado Altieri. Es la primera vez, en la historia de la Pava, que más de una persona se disputa el cargo. Solo en las alcaldías habrá 17 primarias.

En el PNP, habrá primarias entre 156 aspirantes. Unas 33 alcaldías están en juego, pues se disputan en primarias.

Con el COVID-19, las campañas de todos los aspirantes han quedado paralizadas, aunque se han mantenido activos por las redes sociales.

El comisionado electoral del PNP cambiará antes de las primarias. El actual, Juan Guzmán, fue confirmado a un puesto en la Judicatura. Le corresponde a Rivera Schatz nombrar al sustituto.

Elecciones generales

Al momento, la fecha de las elecciones generales sigue inalterada: martes, 3 de noviembre. La Constitución dicta que deben ser en noviembre.

Está por verse si, de la gobernadora Wanda Vázquez convertir en ley el nuevo Código Electoral, entrarían en vigor algunas de sus disposiciones para los comicios. La mandataria también tiene sobre la mesa un proyecto de ley para realizar un plebiscito “estadidad sí o no” el mismo día de las elecciones.

La CEE certificó como candidato independiente a la gobernación a Eliezer Molina, quien en un acto sin precedentes logró que no se le exigiera cumplir con la entrega de 8,000 endosos validados. Están pendiente de certificación los candidatos del Movimiento Victoria Ciudadana y de Proyecto Dignidad, proceso que quedó interrumpido a causa de la pandemia.


💬Ver 0 comentarios