Jenniffer González dijo que hay que presionar para mejorar las asignaciones de Medicaid. (GFR Media) (semisquare-x3)
Jenniffer González dijo que hay que presionar para mejorar las asignaciones de Medicaid. (GFR Media) (Vanessa Serra Díaz)

Washington - Tras la Casa Blanca presentar su proyecto de presupuesto 2018-2019, la comisionada residente, Jenniffer González, acentuó ayer las oportunidades que presenta el plan de infraestructura del presidente Donald Trump y la importancia de reanudar temprano la presión a favor de una solución a largo plazo para el acceso de Puerto Rico a fondos de Medicaid.

“Es una guía bien general que ahora le va a dar trabajo al Congreso por los próximos meses”, indicó ayer la comisionada González, al pasar revista al documento enviado el lunes por Trump.

Mientras propone un aumento en el presupuesto militar, Trump busca reducir en la próxima década las asignaciones para programas sociales.

Algunos de los recortes que impulsa Trump contrastan con los aumentos que propone la nueva ley bipartidista y de asignaciones para mitigar desastres que se aprobó el pasado viernes, por la cual Puerto Rico puede recibir cerca de $15,000 millones en fondos de emergencia, incluidos $4,800 millones para Medicaid.

El proyecto de presupuesto de la Casa Blanca se redactó semanas antes de la aprobación de la nueva ley, que también separó $11,000 millones para proyectos de infraestructura en Puerto Rico y las Islas Vírgenes bajo el programa de desarrollo comunitario del Departamento federal de Vivienda, conocido por sus siglas en inglés, CDBG.

El plan de infraestructura de Trump ha estado bajo fuego, debido a que, aunque habla de inversiones que alcancen los $1.5 billones (trillions, en inglés) durante una década, el gobierno federal solo aportaría $200,000 millones. El resto saldría de gobiernos locales y la empresa privada.

La comisionada indicó que puede ser un vehículo para excluir a Puerto Rico de las limitaciones en el transporte de carga aérea desde EE.UU. y recortar, como propone Trump, “la burocracia” en la obtención de permisos federales ambientales. “El programa de infraestructura rural va a proveer fondos para los territorios”, dijo.

El proyecto de Trump no contempla asignaciones regulares bajo el programa CDBG. Pero se presume que estarían dentro de su plan para la infraestructura.

Con respecto a Medicaid, González indicó que, independientemente de las asignaciones de emergencia, el proyecto de presupuesto reafirma que, desde ahora, hay que presionar para alcanzar una mejora en asignaciones para el año fiscal federal 2019-2020. Para entonces, la Casa Blanca anticipa que Puerto Rico recibirá el máximo de $359 millones anuales.

La comisionada indicó que, además de volver a hablar sobre la importancia de mejorar las tarifas de Medicaid y Medicare, conversó ayer con la administradora de los Centros de Servicios Medicaid y Medicare (CMS), Seema Verma, sobre las asignaciones futuras de Medicaid, que durante la era de Obamacare representaron el 55% (unos $1,600 millones anuales) del presupuesto del plan Mi Salud del gobierno de Puerto Rico.

Según la comisionada, Verma le expresó que Puerto Rico va a poder flexibilizar y aumentar los pagos a los proveedores de salud en la isla, tras la asignación de $4,800 millones en fondos de Medicaid que recibirá el gobierno de aquí a septiembre de 2019.


💬Ver 0 comentarios