Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La cárcel más costosa en Puerto Rico tiene un costo por confinado de $200 diarios. (semisquare-x3)
La cárcel más costosa en Puerto Rico tiene un costo por confinado de $200 diarios. (Ramón Tonito Zayas)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares defendió hoy, miércoles, su propuesta de enviar confinados a cárceles estadounidenses porque el costo por confinado será menor al que se paga hoy día en la cárceles del país y se mostró confiado en que los reos acepten irse a cárceles extranjeras porque se trata de una iniciativa que se ha puesto en vigor en el pasado. 

El primer ejecutivo dijo que una de las cosas que eleva ese costo por confinado son las horas extras de los oficiales correccionales, necesarios para la vigilancia y seguridad de los confinados. 

“Lo que pasa es que el diferencial entre lo que se paga hoy por un confinado es más del doble. ¿De dónde surge esta diferencia? De muchas áreas, pero una bien particular es que el personal del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) está altamente atareado y utiliza muchas horas extras. Eso es parte del sobre gasto que se tiene. Al tener un sistema más controlado, con manejo adecuado de las personas, uno puede bajar el costo aquí en Puerto Rico y entonces mitigarlo con lo que sería llevarlos allá a estados”, afirmó Rosselló Nevares.  

No precisó el costo que paga el DCR por cada confinado. Sin embargo, esta misma semana, el secretario de esa agencia, Erick Rolón, dijo que las instituciones en Estados Unidos le cobrarían al gobierno $60 diarios por confinado mientras que la cárcel más costosa en Puerto Rico tiene un costo por confinado de $200 diarios. Agregó que el promedio en costo en las cárceles del país “fluctúa entre $100 a $109 diarios y la cárcel menos costosa está en $80”. 

El titular dijo que el traslado de los reos sería voluntario y no dio más detalles.

Como parte del plan fiscal revisado que presentó la administración de Rosselló Nevares se incluyó el traslado de confinados a cárceles de Estados Unidos como una de las medidas para aliviar o bajar los costos del gobierno. Es así que se espera que los traslados generen ahorros por $17.2 millones en el año fiscal 2019. La cifra aumentaría paulatinamente hasta llegar a $46.9 millones en el año fiscal 2022, sostiene el documento fiscal.

Al cuestionarle sobre las cárceles privadas a las que serían enviados los reos y cómo fueron seleccionados, Rosselló Nevares respondió que“me parece que es con Oklahoma con quien se ha trabajado”. 

Este diario solicitó la respuesta a Rolón, pero refirieron las preguntas a la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf). Es la segunda vez que El Nuevo Día cuestiona al secretario sobre este tema sin que sea responsivo.

Entretanto, Rosselló Nevares recordó que el traslado de confinados fuera del país no es una estrategia nueva del gobierno. Se usó durante la administración de Luis Fortuño. A juicio de gobernador, con ese programa se le mostró a los reos los beneficios de aceptar un traslado a una cárcel estadounidense. 

“Ya se ha aprobado un programa piloto de esto donde. Se les enseñó y se les demostró -a algunos de los reos- la oportunidad de ir a otras instituciones y veían la opción como favorable para hacer ello. Ya hay una evidencia de que hay la disponibilidad de ciertos reos de tomar esa decisión, de irse a otra jurisdicción”, aseveró. 

Expertos en criminología y trabajo social alertaron sobre el riesgo para la rehabilitación que supondría un traslado masivo de reos. Hablaron, por ejemplo, de la barrera que representaría para muchos el idioma inglés y que la lejanía de sus familiares retrasa la rehabilitación.


💬Ver 0 comentarios