(horizontal-x3)
La carta de la JSF al gobernador Ricardo Rosselló deja claro que la CEE no puede seguir funcionando como en la actualidad.

Por entender que sus operaciones no se ajustan al ciclo electoral y que su estructura es muy burocrática y costosa, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) “recomendó” hoy, lunes, reorganizar la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

En una carta dirigida al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y los líderes legislativos, el presidente de la JSF, José B. Carrión, señaló que la CEE debe ajustar sus operaciones para que fluctúen con el ciclo electoral y reestructurar su organización para funcionar de manera más eficiente.

“La CEE realiza una función esencial para reforzar la democracia al registrar votantes y manejar el proceso electoral. Si bien este trabajo no podría ser más importante, la Junta de Supervisión cree que las operaciones actuales no responden las necesidades que atiende o la realidad fiscal de la isla”, señala la misiva.

Carrión destacó que las elecciones ocurren cada cuatro años, y que la CEE debería tener un rol más activo el año antes de los comicios generales, mientras que debe reducir sus operaciones “significativamente” los otros tres años. Aseguró que, de esa manera, funcionan los entes electorales en la mayoría de los estados.

De inmediato, el presidente de la CEE, Juan Ernesto Dávila Rivera, defendió el ente electoral y en declaraciones escritas sostuvo que la “transformación ya comenzó”.

“Los cambios en la CEE han comenzado. Durante este cuatrienio se han mudado 35 Juntas de Inscripción Permanente (JIP) a locales públicos (Centro de Servicios Integrados y oficinas del gobierno central y municipal). Con las mudanzas se proyecta un ahorro millonario a largo plazo. Además, tenemos 22 JIP que próximamente se mudarán a locales públicos. A pesar de los logros alcanzados, resta mucho por hacer”, sostuvo.

En su misiva, Carrión resaltó que la estructura organizacional de la CEE es “compleja”, con un presidente, tres vicepresidentes, entre otros funcionarios, y que hay más de 85 Juntas de Inscripción Permanente alrededor de la isla con su propio personal y costos administrativos.

“Según los datos más recientes de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la CEE tiene aproximadamente 700 empleados, pero no provee a los residentes de Puerto Rico la posibilidad de utilizar la tecnología para registrarse para votar en línea o renovar sus tarjetas electorales como los estados y otros países hacen”, señala la carta.

LA JSF apoyó cualquier acción legislativa o administrativa encaminada a impulsar cambios en esa dirección en la CEE.

En tanto, el representante del gobernador ante la Junta de Supervisión Fiscal y presidente del Banco Gubernamental de Fomento, Christian Sobrino, indicó que la actual administración estará “considerando y atendiendo las recomendaciones de JSF acerca de la CEE a la luz de los esfuerzos ya iniciados”.

“La CEE cumple una importante función del gobierno al ser el cuerpo responsable de administrar un sistema electoral justo en Puerto Rico. No obstante, la CEE no está exenta de la necesidad de ajustar sus operaciones y gastos conforme a la situación fiscal de Puerto Rico y los recursos necesarios para servicios esenciales en otros componentes del Gobierno. Todos estamos de acuerdo que la CEE tiene que cambiar y reducir dramáticamente sus costos y continuar asegurando procesos electorales sostenibles”, afirmó Sobrino.

Por su parte, Anibel José Torres, presidente del Partido Popular Democrático, indicó que la carta de la Junta demuestra “un evidente desprecio por una tradición democrática sobre la cual se ha validado la convivencia social y política entre todos los puertorriqueños”.

“Comparar nuestro sistema electoral con el de los Estados Unidos, que le permite elegir a un presidente que no goza de la mayoría del voto popular, es otro acto para ofender y denigrar la dignidad del pueblo de Puerto Rico”, expresó Torres en declaraciones escritas.


💬Ver 0 comentarios