El Capitolio de Estados Unidos. (AP)

Washington - La Cámara de Representantes de Estados Unidos se propone aprobar mañana una resolución de continuidad del presupuesto federal que le permitiría a Puerto Rico seguir usando el dinero que le queda de los fondos de Medicaid a un 100% del costo del servicio hasta el 21 de noviembre, lo que le ahorraría al erario de la Isla unos $200 millones, según estimados de El Nuevo Día.

La presidenta del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, la demócrata Nita Lowey (Nueva York), anunció esta noche un acuerdo sobre la resolución que dará continuidad al presupuesto federal hasta el 21 de noviembre e incluye el lenguaje favorable a la Isla.

La medida – que tendría que ser apoyada en el Senado-, busca evitar un cierre parcial del gobierno de EE.UU. al cierre de este año fiscal federal, que termina el 30 de septiembre.

A partir del 1 de octubre la aportación federal al programa Medicaid volvía a quedar en un 55%, en vez del 100% que ha estado vigente desde principios de 2018, como respuesta al agravamiento de la crisis fiscal que causó el huracán María. El plan Vital del gobierno de Puerto Rico, que usa los fondos de Medicaid, tiene un costo mensual de cerca de $230 millones.

Aunque la resolución no incluye nuevos fondos, si permite a la Isla utilizar el remanente de fondos que tiene de Medicaid, en un 100%, hasta que se decida el próximo proyecto de gastos del gobierno federal. La comisionada Jenniffer González dijo esta noche que puede presentar una enmienda para asegurar que el lenguaje pasa por encima del tope anual de cerca de $370 millones anuales que recibe la isla por ley permanente.

En la Cámara baja ha estado pendiente una nueva asignación de $12,000 millones para los próximos cuatro años fiscales federales. Esa legislación, sin embargo, ha sido frenada después de los recientes cargos de corrupción que vinculan a ex directora de la Administración de Seguros de Salud (ASES) Ángela Ávila y contratistas, pese a que se le habían añadido nuevos controles y auditorías.

Previamente, el líder de la minoría demócrata, Charles Schumer (Nueva York), había indicado que la asignación formal para la isla – que busca evitar un barranco fiscal en el sistema de salud de Puerto Rico en la primavera de 2020-, se propondría para el ómnibus presupuestario que se buscará aprobar en noviembre.

“Queremos incluirlo en el ‘presupuesto grande’. Estamos peleando por eso”, afirmó Schumer, al responder una pregunta de El Nuevo Día luego de participar en la conferencia de prensa de varias organizaciones de la diáspora que convocaron para hoy el “Día de Acción por Puerto Rico”, en reclamo de medidas que ayuden a la reconstrucción de la Isla, a dos años del huracán María.

Tanto la gobernadora Wanda Vázquez como la comisionada González solicitaron la semana pasada al liderato del Congreso nuevos fondos en Medicaid en la resolución temporal de gastos que se quiere aprobar este mes.

De acuerdo a la directora interina de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Yolanda García, al gobierno le quedarán sin utilizar unos $400 millones de la asignación de $4,800 millones que fue otorgada como medida de emergencia tras el huracán María y que ha permitido financiar al 100% el plan de salud Vital del gobierno de Puerto Rico.

La comisionada González considera que ese sobrante de $400 millones estaría disponible a partir del 1 de octubre. Otra fuente cercana al sistema de salud de Puerto Rico piensa que no.

A partir de octubre, el gobierno de Puerto Rico pudiera depender de los $586 millones que aún tiene como reserva de las asignaciones de la ley Obamacare y para enero de 2020 prácticamente solo de las asignaciones anuales permanentes del programa de Medicaid.

En el año fiscal federal 2019, Puerto Rico tuvo a su disposición $366.7 millones en fondos de Medicaid y otros $56.5 millones del programa conocido en inglés como “Enhanced Allotment Plan”, indicó García.

La directora interina de ASES calculó que los fondos actuales permitirían financiar el sistema de salud de la Isla hasta el primer trimestre de 2020.

Sin por lo menos nivelar las asignaciones federales a la financiación que tuvo la Isla bajo la ley Obamacare, ASES ha advertido que casi la mitad de los 1.25 millones de personas adscritas al plan Vital del gobierno de Puerto Rico quedarán sin servicios médicos.


💬Ver 0 comentarios