(semisquare-x3)
El gobernador Ricardi Rosselló. (Ramón “Tonito” Zayas)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares rechazó que la eliminación del currículo de enseñanza de perspectiva de género en el 2017 haya contribuido de algún modo con el alza en los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas.

El ejecutivo indicó que, aunque se eliminó este tipo de enseñanza en las escuelas públicas, se impuso, en sustitución, un currículo sobre la dignidad del ser humano y la igualdad de todas las personas ante la ley, lo que mantiene los temas de equidad y respeto en los salones de clase.

“La igualdad y el respeto entre personas de distintos sexos es parte de lo que nosotros nos habíamos comprometido en trabajar. De hecho, eso se está llevando a cabo. Hay otra discusión filosófica más profunda entre lo que es la equidad de género y perspectiva de género, pero dejando eso a un lado si lo que estamos viendo es el trato igualitario entre un hombre y una mujer y el respeto entre todos los ciudadanos, entre otras cosas, pues eso se incluye. Inclusive, se añade por estatuto establecer en el currículo de Educación asuntos de prevención de violencia doméstica, de violencia familiar, para los niños y los padres”, dijo Rosselló Nevares en una entrevista con El Nuevo Día.

La política pública del gobierno al momento de atender los incidentes de violencia machista o de género ha sido objeto de críticas recientemente luego que una protesta frente a La Fortaleza, en la que se exigía que el mandatario declarara una emergencia por el aumento en feminicidios, terminara con un enfrentamiento entre los manifestantes y la policía. Esto ocurrió justo en la fecha en que a nivel mundial se celebra se promueve que no haya más violencia contra las mujeres.

En lo que va de año unas 23 mujeres han sido asesinadas. Esto marca un aumento a la cantidad de feminicidios reportados en los años 2016 y 2017, con 13 y 14 casos respectivamente.

¿El hecho de que el año pasado quitaron la enseñanza de perspectiva de género en las escuelas públicas no abre un espacio de crítica ante el aumento en los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas?

-Aquí tenemos que tener una claridad de lo que pasa en Puerto Rico. Esto es un problema profundo y no se atiende con una iniciativa o con un solo ente. Esto requiere un sinnúmero de estrategias. Hubo una discusión sobre la perspectiva de género, pero la verdad es que las iniciativas de igualdad y equidad de género se están llevando en el Departamento de Educación y se está trabajando para implementarlas. Hay un asunto entre las diferencias perspectiva de género y equidad, pero cuando se está hablando de equidad, de trato con respeto entre los hombres y las mujeres, se están tomando iniciativas hacia esa dirección, inclusive más agresiva que cualquier otra cosa previamente.

¿Usted lo que quiere decir es que han mantenido la enseñanza de equidad y respeto entre géneros en las escuelas?

-De aquí de seguro saldrá un sinnúmero de propuestas y las podemos discutir. Esto tiene que ser una discusión dinámica y debemos seguirla elaborando. Pero tenemos que partir de unos puntos de consenso. Esto es un problema profundo de la sociedad que tiene muchas vertientes y se tiene que trabajar. Por eso necesitamos que la discusión sea amplia y que el espíritu no sea de confrontación sino de concertación. Yo entiendo que el objetivo final de la gran mayoría de nuestra sociedad es que podamos arribar a una sociedad donde no exista esa violencia doméstica y no perdamos la vida de mujeres. Todo lo que podamos hacer en esa vía estamos dispuesto a escuchar o tener espacio para hacerlo. Pero, tratar de decir que porque se quitó esta iniciativa el resultado es que subió el número de fatalidades, pues yo creo que esa conexión no existe.

No es que sea el resultado directo, pero un tema incide sobre el otro a la larga…

-Podría ser, pero yo también articularía que el hecho de que creamos un registro de ofensores de violencia doméstica ayuda a la otra dirección; que el que hayamos encaminado las escuelas coeducativas también ayuda. El resultado se ve con el tiempo. El que hayamos podido comenzar un currículo desde (los grados) K a 12 para tener estrategias de prevención, que podamos organizar las organizaciones sin fines de lucro y municipios para atender este mal, que hayamos enmendado la Ley 54 en tres ocasiones para atender a las víctimas son pasos que se han dado en la otra dirección. Se puede hacer más, por supuesto, pero las soluciones están en distintas partes y es por eso que mi invitación es a tener una conversación seria sobre un asunto serio y no lo polemicemos como un asunto de división.


💬Ver 0 comentarios