Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El gobernador y la comisionada residente Jenniffer González hablaron sobre la aprobación del Congreso a un proyecto de presupuesto que otorga miles de millones de dólares al País para la recuperación tras el paso del huracán María

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares y la comisionada residente Jenniffer González celebraron esta tarde las asignaciones hechas por el Congreso de Estados Unidos que otorgaría por lo menos $15,000 millones para la reconstrucción de Puerto Rico tras el huracán María.

En una conferencia de prensa en La Fortaleza, Rosselló Nevares afirmó que con la medida presupuestaria federal se elimina la amenaza que enfrentaba el programa Mi Salud, que estaba presto para quedarse sin fondos para abril de este año. Del mismo modo, se posibilitaría no solo la reconstrucción del sistema eléctrico, sino el mejoramiento tecnológico de la red de transmisión y distribución de electricidad, que quedó devastada con el ciclón.

Rosselló, incluso, indicó que ante el empuje económico que significaría estas asignaciones presupuestarias, podrían exhortar a los puertorriqueños que se fueron de Puerto Rico tras el azote del vendaval, a que regresen al país y participen en la reconstrucción.

“Podemos hacer un llamado a que esta es la oportunidad histórica para que regresen y nos ayuden a reconstruir a Puerto Rico nuevamente”, dijo el gobernador.

González indicó que esta es la asignación de fondos más grande que ha recibido Puerto Rico y aseguró que la expectativa es que lleguen aún más partidas en los próximos meses para atender aquellos asuntos que no pudieron tratarse en el proyecto presupuestario que firmó esta mañana el presidente de EE.UU. Donald Trump.

La comisionada recalcó que no son solo los $4,900 millones que recibirá el programa Mi Salud por los próximos dos años, sino que se están asignado alrededor de $11,000 millones para Puerto Rico a través del Community Development Block Grant y se abre el acceso para que Puerto Rico reciba asignaciones en otros programas que podrían aumentar las ayudas a unos $30,000 millones. Tras el huracán María, el gobernador había solicitado unos $94,400 millones para la reconstrucción de Puerto Rico.

González resaltó el apoyo que algunos senadores como el republicano Marco Rubio (FL) y el presidente de la Cámara de Representantes federal Paul Ryan, le dieron a la medida y criticó el voto en contra de algunos legisladores federales demócratas que le votaron en contra a la propuesta presupuestaria. Rosselló, por su parte, agradeció a líderes demócratas en el Senado federal como Chuck Schumer (NY) y Bill Nelson (FL).

Rosselló Nevares sostuvo que estas asignaciones obligarán a revisar nuevamente el Plan Fiscal porque la inversión de fondos en las asignaciones tiene la capacidad de cambiar las proyecciones económicas y obliga a la redistribución del dinero estatal. Por ejemplo, los fondos que por los próximos dos años estaban programados para sufragar el programa Mi Salud ahora podrán ser usados para otros asuntos.

Del mismo modo, el mandatario dejó entrever que las proyecciones de liquidez a corto plazo también podrían alterarse haciendo que el préstamo aprobado a finales del año pasado por el Congreso no sea tan urgente como antes. Este empréstito ha estado detenido debido a una serie de exigencias por parte del Departamento del Tesoro estadounidense.

Enfatizó, sin embargo, que esto no cambiará mucho el panorama en los casos de Título III de la Ley Promesa, que establece un proceso de bancarrota territorial, ya que el dinero que el gobierno federal destina para el Medicaid (Mi Salud) no debe usarse para pagarle a los acreedores del gobierno.


💬Ver 0 comentarios