Vista panorámica del Congreso de Estados Unidos. (AP) (horizontal-x3)
Vista panorámica del Congreso de Estados Unidos. (AP)

Washington -  El presidente Donald Trump convirtió en ley el proyecto de ley que el Congreso aprobó esta madrugada y que, entre otras cosas, asigna al gobierno de Puerto Rico - de superar las condiciones que se imponen para su distribución-, por lo menos unos $15,000 millones en asignaciones para mitigar el desastre causado por el huracán María.

La legislación, producto de un acuerdo presupuestario diseñado por republicanos y demócratas en el Senado, tiene el efecto inmediato de cancelar un cierre parcial de unas nueve horas del gobierno federal y extender hasta el 23 de marzo la resolución de gastos que estuvo vigente hasta la medianoche del jueves.

La medida define el nivel de gastos para este año fiscal federal y el próximo, y permite elevar el límite de la deuda pública federal hasta marzo de 2019.

Al ampliar la resolución para mitigar desastres aprobada en diciembre pasado en la Cámara baja, el Congreso asigna $89,000 millones.

Como una medida de emergencia, al gobierno de Puerto Rico se le asignan $4,800 millones de ahora a septiembre de 2019 en fondos de Medicaid. No obstante, la entrega de $1,200 millones estará condicionada a que el secretario de Salud de Estados Unidos certifique el próximo 1 de julio que el gobierno de Puerto Rico cumple con normas federales de estadísticas y contra el fraude en Medicaid.

Mientras, el proyecto de ley separa para las jurisdicciones azotadas por el huracán María – Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses-, $11,000 millones de los $28,000 millones que la legislación asigna para el programa de desarrollo comunitario del Departamento de Vivienda federal, conocido por sus siglas en inglés, CDBG.

De esos $11,000 millones en asignaciones del programa CDBG, que suele financiar proyectos de infraestructura de gobiernos locales, saldrían $2,000 millones exclusivamente destinados para reconstruir los sistemas eléctricos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, calculó anoche que la legislación – al sumarse cientos de millones de dólares para reparar estructuras del gobierno federal en Puerto Rico-, separa unos $16,500 millones para proyectos en la isla.

“Este es el momento de votar no por ideologías, (sino) por la gente, por ciudadanosestadounidenses a través de todos los estados. Por los estados y territorios que fueron golpeados por desastres el año pasado, este proyecto proveerá miles de millones de dólares, incluidas mejoras a la red eléctrica de Puerto Rico. También toma los pasos para asegurar el programa de Medicaid de la Isla y asegurar que nuestra gente no pierda su seguro de cobertura médica”, indicó la comisionada, al consumir un turno en el hemiciclo cameral a favor la legislación.

La legislación mantiene el lenguaje que permite a la Junta de Supervisión Fiscal y agencias federales certificar los planes de recuperación del gobierno de Puerto Rico. Mientras, la Junta podrá examinar todo proyecto que alcance los $10 millones.

El Senado aprobó la legislación con 71 votos a favor y 28 en contra. Luego la Cámara baja ratificó la legislación 240-186.

Los votos boricuas

Entre los demócratas, los boricuas José Serrano (Nueva York), Nydia Velázquez (Nueva York) y Luis Gutiérrez (Illinois), votaron en contra del proyecto, ante lo que consideran es una falta de compromiso del speaker Paul Ryan para permitir un debate abierto en el hemiciclo sobre un proyecto que normalice la vida de cientos de miles de jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos de la mano de sus padres, los llamados ‘soñadores’.

El republicano Raúl Labrador, miembro del Freedom Caucus que ha cuestionado los aumentos en el nivel de gastos, también votó en contra.

Mientras, el demócrata Darren Soto (Florida) fue el único voto a favor de la medida entre los boricuas del Congreso.

“Voté por este plan de presupuesto porque era la mejor opción para nuestro distrito. Esta fue, sin embargo, una decisión agonizante. Me enfurece que el presidente Ryan intencionalmente coloque a los ‘soñadores’ frente a los residentes de Florida central y los puertorriqueños refugiados que necesitan ayuda de emergencia”, indicó Soto.

Los congresistas Velázquez y Gutiérrez indicaron, antes de la votación, que se le hizo difícil rechazar la medida, debido a los fondos que asigna para Puerto Rico.

Pero, ambos coincidieron en que no podían dejar atrás a los ‘soñadores’. Gutiérrez ha expresado preocupación de que los demócratas hayan perdido poder para negociar un acuerdo favorable para los soñadores, en momentos en que el presidente Trump reclama que una transacción legislativa incluya financiar el muro que quiere construir en una buena parte de la frontera con México y eliminar programas de inmigración como el de reunificación familiar.

El debate sobre inmigración iniciará la semana próxima en el pleno del Senado y puede avivar la discusión en el Capitolio por las próximas semanas.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, había advertido a los colegas de su caucus que tenían en esta votación un mecanismo de presión sobre los soñadores, pues los republicanos no tendrían los votos para aprobar la medida por sí mismos.

Un total de 167 republicanos y 73 demócratas votaron a favor. Mientras, 67 republicanos y 119 demócratas votaron en contra. El voto demócrata en contra estuvo marcado por el reclamo de una solución para los ‘soñadores’. Los republicanos que rechazaron la medida, en general, estaban preocupados con el aumento de $300,000 millones en los niveles de gastos del presupuesto.

En el Senado, el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), está comprometido a iniciar la semana próxima un debate amplio sobre un proyecto que busque normalizar la vida de los ‘soñadores’ e intensifique la seguridad en las fronteras de Estados Unidos.

“Vamos a llevar una solución al hemiciclo… Debemos pasar este acuerdo presupuestario primero”, dijo, por su parte, Ryan, en torno a los “soñadores”, aunque acentuó que será una propuesta que el presidente Donald Trump quiera firmar.

Antes de que el debate llegara a la Cámara baja, el Senado tuvo que esperar casi 12 horas para considerar la medida, ante el filibusterismo del senador republicano Rand Paul (Kentucky), quien reclamó sin éxito votar sobre una enmienda para tratar de limitar los topes del presupuesto. “Esto es un gasto negligente”, dijo al mencionar el escándalo del contrato de $156 millones que otorgó la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) a una empresa de Atlanta, que solo tiene como empleado a su propietaria, y falló en cumplir con el envío de platos de comida a Puerto Rico.

Asistencia para mitigar desastres

En un resumen que preparó, la comisionada González destacó entre las asignaciones de la legislación, $519.3 millones para instalaciones de la Guardia Nacional que resultaron dañadas en Puerto Rico e Islas Vírgenes, y unos $200 millones para reparar estructuras de oficinas de Aduanas e Inmigración, entre otros.

La legislación otorga $16 millones para reparar el telescopio del Observatorio de Arecibo.

De la versión final, desapareció la oferta de una nueva línea de crédito de hasta $4,000 millones para jurisdicciones que han sido devastadas por desastres naturales y han sufrido una pérdida significativa de ingresos.

Pocos se sorprendieron. Tres meses y medio después de aprobada otra línea de crédito de FEMA de hasta $4,900 millones, de la que Puerto Rico aspiraba a obtener cerca de $4,700 millones, el Tesoro federal –dudoso de los reclamos del gobierno de la isla en el sentido de que iba a quedarse sin liquidez en noviembre y ante los informes de que en diciembre aparecieron unos $6,875 millones en cientos de cuentas– no ha entregado un solo centavo.

La medida ofrece $150 millones en préstamos del programa para atender desastres comunitarios (CDL) y para costear el pareo de fondos de proyectos de FEMA. Es decir, reconocen que Puerto Rico no tiene fondos suficientes, pero ofrecen ayuda  como préstamo.

La medida sí exime a Puerto Rico de parear los fondos que se asignen a través del Cuerpo de Ingenieros y para carreteras federales a través de esta legislación. Para reparación de carreteras en estados y territorios, la asignación alcanza los $1,374 millones.

Para todas las jurisdicciones afectadas por huracanes y fuegos forestales, como Texas y Florida, la medida ofrece hasta $15,000 millones en fondos del Cuerpo de Ingenieros. El fondo tradicional para atender desastres de FEMA, por medio del cual las familias y gobiernos locales reciben reembolsos para mitigar daños reportados, será incrementado también en $23,500 millones.

Arbitrio al ron

La medida extiende hasta el 2022, retroactivo a 2017, el aumento en el reembolso por el arbitrio federal al ron importado desde Puerto Rico y las Islas Vírgenes. En ese sentido, el reembolso alcanzará $13.25 por cada galón de ron importado, como ha sido la norma durante los últimos años.

Además, excluye el ron importado de Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los cambios que hizo la reforma contributiva federal en el arbitrio al ron y las cervezas.

La reforma contributiva federal redujo de $13.50 a $2.70 el arbitrio federal por los primeros 100,000 galones de bebidas alcohólicas importadas, incluido el ron.

Luego, el tributo sube a $13.34 hasta superar los 22.13 millones de galones importados, cuando entonces retorna al arbitrio fijo de $13.50. Pero, el acuerdo excluiría a la isla de esos recientes cambios.

Puerto Rico recibe cerca de $400 millones anuales como reembolso por el arbitrio federal al ron, pero le entrega el 46% a empresas productoras del licor.

El incremento en el reembolso representa una diferencia de cerca de $67 millones para la economía de Puerto Rico, una cifra que, junto con el incremento en los fondos de Medicaid, podría incluirse en el Plan Fiscal revisado que la Junta de Supervisión Fiscal quiere aprobar el 23 de febrero, según un portavoz del gobierno de Rosselló.

La comisionada González dijo, además, que la legislación extiende a todo Puerto Rico los créditos tributarios del programa “zonas de oportunidad” que creó la reforma contributiva federal, que considera pueda ayudar a empresas en la isla por inversiones en propiedad y el sector turístico.

También va a permitir a las empresas estadounidenses que hacen negocios como compañías domésticas de Estados Unidos reclamar por el año contributivo 2017 la reducción tributaria de 35% a cerca de 32% que le concedió una enmienda a la sección 199 del Código de Rentas Internas federal. A partir del pasado 1 de enero, sin embargo, la tasa corporativa doméstica en Estados Unidos bajó de 35% a 21%.

“Esta es una gran victoria para todos aquellos que todavía están luchando por recuperarse de las devastadoras tormentas del verano pasado", indicó el senador demócrata Bill Nelson (Florida), tras la votación en el Senado, después de la votación.

Ante las críticas de los más conservadores a la legislación, el senador republicano Marco Rubio (Florida), afirmó que  “si bien la responsabilidad fiscal sigue siendo una prioridad para mí, voté a favor de este proyecto de ley porque debemos cumplir nuestra promesa de brindar ayuda ante desastres a Florida y Puerto Rico, y porque es imperativo que financiemos y reconstruyamos completamente nuestra rama militar”.


💬Ver 0 comentarios