Lassalle Toro dijo que Mercalia no presentó ninguna propuesta de servicios, pero que él conocía a Vilma Juliá Méndez y a Aníbal Mercado, de su pueblo. (GFR Media)

El mismo día que Félix Lassalle Toro juramentó en la Cámara de Representantes como legislador del distrito 16, la artesana pepiniana Vilma Juliá Méndez registró Mercalia, una corporación con fines de lucro para dedicarse al  asesoramiento en seguridad y arte. Lassalle Toro se convirtió en presidente de la Comisión de Seguridad Pública y, poco después, Mercalia quedó contratada por el representante.

Tanto Lassalle Toro como la presidenta de la corporación dijeron que el asesoramiento en asuntos de seguridad, particularmente sobre aspectos relacionados con la Policía de Puerto Rico, lo brindó Aníbal Mercado, un pensionado de la Uniformada, que es esposo de Juliá Méndez.

Sin embargo, ni los documentos corporativos ni las descripciones de servicios en las facturas de Mercalia, mostradas por el representante  novoprogresista, incluyen el nombre de Mercado, como tampoco que se haya prestado algún servicio de consultoría sobre  seguridad. En el expediente, faltaban dos facturas. El legislador quedó en mostrarlas, pero nunca lo hizo.

El representante es el responsable de asegurar como correctos o brindados los servicios descritos en las facturas para que la Cámara pueda proceder con el pago. 

Las facturas, firmadas por Juliá Méndez, muestran que básicamente los servicios de Mercalia se limitaron a asistir a actividades en la montaña en representación del legislador, así como reuniones y visitas a comunidades de San Sebastián, Isabela y Las Marías, que son los municipios que representa Lassalle Toro. 

No obstante, Juliá Méndez aseguró que gran parte del trabajo de Mercalia consistió en la asesoría que su esposo brindó en temas de seguridad, particularmente sobre la Policía de Puerto Rico. Ni una sola de las facturas mostradas a este diario describen esas tareas. Dos de los tres contratos requieren asesoría en el tema de  seguridad y la asistencia a sesiones, vistas y reuniones legislativas.  

“Yo ayudaba, pero la mayor parte del trabajo lo hacia él”, dijo Juliá Méndez. 

Aunque ni los contratos ni las facturas mencionan la asesoría de Mercado al representante Lassalle Toro, su esposa dijo que ese servicio afectó la pensión por incapacidad que su esposo recibía.

La artesana señaló que la Cámara no le requirió que mencionara en la factura el nombre de la persona que prestó el servicio, por lo que firmaba las facturas como presidenta de la corporación y no como una certificación de que el servicio lo rindió ella. No explicó por qué no estaban detallados los servicios de consultoría en el tema de la seguridad supuestamente ofrecidos.

“El servicio se brindó. No somos fantasmas”, dijo la presidenta de la corporación en referencia a la pesquisa que lleva el Negociado Federal de Investigaciones sobre contratistas en el Capitolio. “Si ven los videos, lo verán a él (a Mercado) en las vistas”, agregó.

Lassalle Toro dijo a El Nuevo Día que la corporación no le presentó ninguna propuesta de servicios, pero que él conocía a Juliá Méndez y a Mercado, de su pueblo San Sebastián. La corporación fue contratada por la Cámara “para brindar asesoría en seguridad pública y asuntos legislativos” y “cualquier otro servicio que se le encomiende”.

Los contratos de Mercalia, Inc. iniciaron el 9 de febrero de 2017. La corporación obtuvo tres contratos con la Cámara que sumaron  $16,800. El último contrato venció el 28 de febrero de 2019, y el 7 de agosto de 2019 la corporación presentó ante el Departamento de Estado un certificado de disolución.


💬Ver 0 comentarios