Hacienda indicó que, de febrero a junio, periodo en que los recaudos presentan el efecto económico de la pandemia y los sismos la caída experimentada en recaudos representó $2,926 millones respecto al mismo periodo del año fiscal 2019.
El secretario de Hacienda, Francisco Parés hizo la petición de fondos a la Junta de Supervisión Fiscal el pasado 7 de agosto, cuando ya había comenzado el año fiscal. (Archivo)

Pese a que este es un año electoral, el gobierno no incluyó en la confección del presupuesto el dinero necesario para el financiamiento público de las campañas políticas, por lo que el Departamento de Hacienda comenzó en estos días el proceso para conseguir esos fondos a través de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

"El Departamento de Hacienda, junto a la Oficina de Gerencia Presupuesto, sometió a la JSF la petición presupuestaria para el Fondo Electoral, según la Ley 122 (Fiscalización del Financiamiento de las Campañas Políticas), el pasado 7 de agosto de 2020 y aún está bajo la consideración de la Junta, confirmó por escrito el secretario de Hacienda, Francisco Parés.

El año fiscal comenzó el 1 de julio y previo a esta fecha se confecciona el presupuesto.

El Fondo Electoral es el mecanismo provisto por el Estado para el financiamiento de las campañas políticas.

A tono con la Ley para la Fiscalización del Financiamiento de las Campañas Políticas, hay dos vías para nutrir de fondos públicos las campañas: el Fondo Electoral para gastos administrativos y el Fondo Especial Voluntario. Este último provee dos mecanismos del que los candidatos solo pueden escoger uno: el pareo de cada $1 recibido hasta un tope de $5 millones o la aportación de $1 millón luego de recibir donativos de $250,000.

El portavoz de la JSF, Edward Zayas, dijo que recibieron la petición ascendente a $15.8 millones.

“La JSF debe emitir una determinación próximamente”, dijo Zayas en declaraciones escritas.

Pese a que el gobierno no contempló este financiamiento en su presupuesto, los candidatos a la gobernación y los partidos políticos ya comenzaron a solicitar su partida del Fondo Especial o del Fondo Voluntario a través de la Oficina del Contralor Electoral (OCE) que los fiscaliza. Los partidos y los candidatos deben hacer la solicitud mediante una declaración jurada.

La primera opción que ofrece el Fondo Especial consta de una asignación progresiva de hasta $5,000,000 por cada candidato a la gobernación. También está disponible para los candidatos independientes a la gobernación. El objetivo es parearle con la misma cantidad las donaciones que recauden. Hasta el momento, ningún candidato se ha acogido a este fondo. Pero El Nuevo Día supo que el candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista, Pedro Pierluisi, se acogerá a este mecanismo de financiamiento.

La segunda opción del Fondo Especial consiste de un pareo que hace el gobierno con los recaudos de un candidato a razón de cuatro a uno. Es decir, el político o candidato a gobernador independiente deberá aportar hasta un máximo de $250,000 que serán pareados a razón de cuatro a uno por cada dólar depositados hasta un máximo de $1,000,000.

El candidato a la gobernación del Partido Popular Democrático (PPD), Carlos Delgado Altieri; el candidato a la gobernación del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau y el candidato a la gobernación de Proyecto Dignidad se acogieron a este fondo.

Respecto al Fondo Electoral para Gastos Administrativos, que son $400,000 por partido, se acogieron el PNP, PPD y Proyecto Dignidad. Este fondo el gobierno lo concede de manera automático a los partidos. Es decir, no tienen que pedirlo. Previamente, antes de que se eliminara el Fondo Electoral se le concede a los partidos. $1.8 millones a cada partido en cuatro años.

El Movimiento Victoria Ciudadana renunció a los beneficios del fondo especial y del fondo electoral. Mientras que Eliezer Molina, candidato independiente a la gobernación, no cualifica para Fondo Electoral para Gastos Administrativos porque no está cobijado bajo la insignia de un partido y no solicitó beneficiarse del fondo especial voluntario.