Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los candidatos independientes Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro. (GFR Media)
Los candidatos independientes Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro. (GFR Media)

La necesidad de contratar personas para dirigir áreas clave de sus campañas y a la misma vez la dependencia del trabajo voluntario para otras facetas proselitistas caracterizan los esfuerzos electorales de los candidatos independientes a la gobernación, Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro.

Sus comités se distinguen, además, por tener una estructura política pequeña y con fondos limitados.

Al no estar cobijados bajo un partido, Cidre y Lúgaro, ambos empresarios, retienen bastante control y poder sobre las decisiones en sus campañas.

“Una de las fortalezas en la candidatura no alineada a una estructura de partido político es que el candidato tiene frente a él todo lo que sucede. Viene a conocimiento de todas las decisiones que tiene que tomar el candidato. Asume la posición, el riesgo y la consecuencia”, dijo Cidre a El Nuevo Día.

Desde la creación del Estado Libre Asociado, esta es la primera vez que candidatos independientes que aspiran a la gobernación logran los endosos para viabilizar su intención.

Las similitudes entre las campañas de estos dos candidatos comienzan a disiparse cuando se echa un vistazo al manejo de las finanzas de sus respectivos comités y a la composición de su equipo de trabajo.

Imponen estilos gerenciales

Mientras Cidre demuestra un poder de recaudación comparable con el de un partido político incipiente, Lúgaro tiene una deficiencia entre los ingresos de su campaña y los gastos, según datos de la Oficina del Contralor Electoral.

La campaña de Cidre descansa sobre él, como cabeza principal, y en un grupo de colaboradores cercanos que voluntariamente ofrecen de su tiempo y experiencia.

No obstante, para áreas de contabilidad, manejo de su página electrónica y estrategias, este candidato contrata servicios profesionales de compañías especializadas como DreamLive EnterPrises, Quality for Business Success, Alterno Group LLC y Outsourcing Solutions Inc.

El grupo directivo de su campaña lo componen Marie Estela Cestero, Pedro H. Díaz Romero, José Benítez Gorbea y Anabelle Colón, esposa del candidato. A este grupo se incorporó durante la etapa de recogido de endosos Kenneth Krans.

Bagaje corporativo

Al revisar la experiencia previa de estos colaboradores, destacan sus lazos corporativos o empresariales. Cestero, por ejemplo, quien además de ostentar el cargo de directora de campaña –como los demás– está a cargo de las comunicaciones de la campaña, dirigió por 20 años la publicidad de Bacardí Corporation. Díaz Romero, por su parte, presidió RG Bank y fue vicepresidente de la Asociación de Bancos antes de su jubilación.

En tanto, Benítez Gorbea trabajó en la casa publicitaria Martí, Flores, Prieto, y fundó, junto con un hermano, el desaparecido restaurante Ájili Mójili.

Colón realizó funciones de mercadeo y publicidad en la panadería Los Cidrines, fundada por Cidre y de la que él fue presidente hasta 2015.

“Lo que nosotros hemos podido implementar en la campaña política es aprender a hacer más con menos, a medir todo lo que hacemos, a cuando no hay el peritaje consultarlo, a establecer parámetros gerenciales que midan la eficiencia y los resultados. Cuando juntas todas esas cosas, pues, los resultados están ahí”, indicó el candidato independiente.  “Mi campaña es una radiografía de lo que hay que hacer por el país”, agregó.

Durante el periodo de recolección de endosos que le garantizó su foto en la papeleta, Cidre alquiló un espacio que sirvió como centro de operaciones. Ahora mismo no tiene una sede.

“Una vez pasen las primarias, ponderaremos hacerlo y no estoy muy inclinado a hacerlo porque creo que los comités de campaña son más de lo mismo”, puntualizó Cidre.

Solidaridad familiar

En tanto, en la dirección de su campaña, la licenciada Lúgaro cuenta con el apoyo de su madre, América Aponte Moreno, como directora de voluntariado, y de su hermano, Aleksander Lúgaro, quien es el director creativo de la campaña.

En su equipo también está Anamaría C. Rivera, una activista de la comunidad LGBTT y presidenta de la Parada Orgullo de Cabo Rojo, quien se desempeña en la campaña como directora de eventos. 

Asimismo, la abogada y empresaria cuenta con el trabajo de Pablo Núñez, un joven publicista que es su director de redes sociales. La campaña también cuenta con una bloguera, Melissa Padilla Ponce de León.

“Hemos buscado que cada una de las personas de la campaña sean personas capacitadas para regir cada área”, destacó la candidata independiente. “El esfuerzo de todo este movimiento se lleva a cabo mediante un grupo de voluntarios… Creo que la fortaleza no está en cuánta gente, si son pocos o menos, sino en la capacidad de las personas que están”, añadió.

El trabajo que realizan su madre y su hermano son los únicos servicios que no son pagos dentro de esta campaña eleccionaria.

Dirección desde afuera

La mayoría de las posiciones estratégicas en el comité de campaña de Lúgaro las ocupan consultores de la firma de estrategia con oficinas en 17 puntos de Estados Unidos y la Ciudad de México. Los consultores de Mercury, LLC tienen a su cargo  la dirección general, las operaciones de campo, la recaudación de fondos, la organización de eventos, comunicación, estrategias y asesoría de la campaña.

Como parte de este trabajo, El Nuevo Día solicitó a la candidata independiente los nombres y  las funciones de su equipo de campaña. Seis de los 10 miembros del equipo tenían experiencia laboral en Estados Unidos.

Cuando se le preguntó por qué recurrió a personas cuya experiencia se centra en la política extranjera, Lúgaro dijo: “La realidad es que buscaba personas que fueran los mejores en cada una de las cosas que hacen. Hay un equipo bien diverso. Muchas de las personas (a las) que les hice acercamientos en Puerto Rico no se atreven (a formar parte de su campaña) por miedo a las repercusiones en contratos con el gobierno o no afectar sus negocios o industrias por defender una candidata fuera de los partidos”.

Poca claridad

Lúgaro no explicó inicialmente que había contratado los servicios de Mercury y dejó la impresión de que cada uno de los consultores de esa empresa que trabajan en su campaña eran personas reclutadas por ella de manera independiente.

Es más, en una segunda oportunidad, se le preguntó si estas personas residían y podían votar en Puerto Rico, pero tampoco aclaró que estas personas trabajaban con ella por virtud de la contratación que hizo con la firma que tiene su sede en California.

No fue hasta que este diario corroboró la información que proveyó la candidata que detectó que  su director de campaña, Jorge Garrido; su directora de operaciones, Argelia León; la de recaudación de fondos, Kristie Stiles; el director de estrategia, Fabián Nuñez; el asesor en comunicación, Adam Levine –un exfuncionario de la oficina de prensa de Casa Blanca–; y su asesor senior, Fernando Ferrer, son miembros de la firma Mercury.

A través de un escueto correo electrónico, Garrido confirmó que Mercury trabaja para la campaña de la candidata independiente.

“Nuestra empresa está apoyando a la licenciada Lúgaro”, indicó.

En una nueva comunicación con la aspirante, dijo que no había mencionado la contratación de la firma de estrategia política porque pensaba que no era importante que se tratara de una empresa extranjera. “Lo importante son las personas que tengo fungiendo en cada una de las posiciones”.

No quiso ofrecer detalles sobre cuánto pagará por los servicios de la compañía, y dijo que le facturarán “según vayan dando servicios”.

Al momento, en los informes de ingresos y gastos que Lúgaro ha sometido en la Oficina del Contralor Electoral no figuran pagos a Mercury.

“Algunos (de los miembros del equipo) van a estar viviendo en Puerto Rico durante el periodo de campaña y algunos van a venir varias veces al mes, según les sea requerido para los diseños de estrategia”, contestó la aspirante a la gobernación. “Muchos de ellos no van a poder votar por mí, definitivamente”, agregó.

El otro brazo de su equipo lo conforma un grupo de voluntarios que trabaja para la movilización de electores, la recaudación de fondos y como funcionarios de colegio.

“Hemos buscado que cada una de las personas de la campaña sean personas capacitadas para regir cada área. El esfuerzo de todo este movimiento se lleva a cabo mediante un grupo de voluntarios”, agregó.