José Guillermo Rodríguez, presidente del PPD en Mayagüez solicitó al comité central que iniciara en ese municipio  un proceso de reorganización. Ese proceso ya inició y se espera culmine antes de que acabe este año.
José Guillermo Rodríguez, presidente del PPD en Mayagüez solicitó al comité central que iniciara en ese municipio un proceso de reorganización. Ese proceso ya inició y se espera culmine antes de que acabe este año. (Jorge A. Ramírez Portela)

Mayagüez, la capital de la Pava, está bajo el ardor político y no necesariamente del “fuego popular”, frase con la que el Partido Popular Democrático (PPD) anima a sus militantes, sino que experimenta un enconado proceso de reorganización tras una significativa baja electoral en las elecciones del 2020 y las sospechas contra el presidente del comité local, José Guillermo Rodríguez, de malversación de fondos y negligencia en sus gestiones como alcalde de esa ciudad.

Jorge Colberg, delegado por el presidente del PPD, José Luis Dalmau, para ocuparse de la reorganización del comité municipal de Mayagüez, reconoce lo inusual de que este proceso organizativo se dé en el mismo año en que el alcalde juramentó tras su reelección.

“Usualmente se comienza con los municipios en los que el Partido Popular no ganó la alcaldía, que, en este momento son 37 municipios”, dijo el exrepresentante popular. “El partido presta más urgencia a los municipios que se perdieron”, admitió.

No obstante, Colberg aseveró que, hasta el momento, Rodríguez no ha verbalizado ningún interés en abandonar la presidencia del comité.

“Él (el alcalde) solamente pidió que se reorganice el comité municipal”, señaló el delegado. “Su interés es evidentemente iniciar un proceso de fortalecimiento del comité municipal, de renovación”, dijo Colberg, quien describió al alcalde como una persona muy organizada en asuntos de la estructura del partido.

A nivel central, reconoció que el PPD quiere fortalecer la estructura de esa organización en el territorio mayagüezano ante las imputaciones administrativas y sospechas de índole penal de las que ha sido objeto el ejecutivo municipal.

El Departamento de Justicia recomendó la designación de un Fiscal Especial Independiente (FEI) para el alcalde tras concluir luego de una investigación preliminar que había causa suficiente para creer que malversó fondos y fue negligente en el cumplimiento de su deber.

Por el momento, la reestructuración del PPD que ya se inició en la Sultana del Oeste aplica a todos los cargos, cerca de 40, menos a la presidencia que es ocupada por Rodríguez, según explicó Colberg. Por disposición reglamentaria, los alcaldes del PPD son los presidentes de los comités municipales a menos que medien circunstancias especiales como una vacante, perder la posición en primarias o que se emita una determinación de causa para arresto en su contra.

“Este proceso (de reorganización) se va a llevar a cabo de abajo hacia arriba. Es decir, comienza por las unidades electorales, que en Mayagüez son 29″, dijo el delegado presidencial. “Cuando te digo de abajo hacia arriba es que comenzamos por las unidades y termina hasta la vicepresidencia”, abundó.

El vicepresidente del PPD en el comité mayagüezano es el exrepresentante Charlie Hernández, con quien Rodríguez ha mantenido una relación antagónica. Hernández no respondió a la petición de comentarios que le hizo este diario.

La meta de Colberg es culminar la reorganización antes de que culmine el 2021.

Según el analista político Ángel Rosa, la reorganización del PPD en un municipio que la Pava nunca ha perdido electoralmente es un reconocimiento de la “debilidad institucional” que tienen y que podría poner en peligro ese bastión. Por otro lado, a juicio del exsenador es un intento de Rodríguez de influenciar su transición política.

“Creo que el alcalde sabe que su carrera política está por concluir”, dijo Rosa, al explicar que le parece que Rodríguez quiere tener la oportunidad que no tuvo su antecesor Benjamín Cole, “quien no tuvo tiempo ni salud para controlar el proceso de transición”.

De acuerdo con Rosa, el alcalde mayagüezano “está tratando de hacer lo que no pudo hacer Benjamín. Es decir, manejar su salida del poder y controlar la transición absolutamente para dejar sentado o sentada en la alcaldía a la persona que él escoja y en este caso, a diferencia de aquel, el partido institucionalmente, que se encuentra en una situación distinta en términos de su poder electoral en Puerto Rico, está colaborando con él para que eso ocurra así”.

El también profesor universitario dijo que está por verse si ese esfuerzo por controlar la transición será suficiente para evitar una primaria.

En ese cuadro político que presuntamente quiere dejar alineado Rodríguez en su eventual salida de la presidencia, no estaría el actual vicepresidente del comité.

“Charlie, quien es el vicepresidente porque el partido no se reorganiza hace décadas en Mayagüez, pues no es la persona que él ha escogido para sucederle y se ha estado moviendo toda la estructura para que no figure en los cuerpos directivos antes de la transición”, analizó Rosa.

El también catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Puerto Rico Recinto Universitario de Mayagüez, Jorge Schmid Nieto, también concluye que Rodríguez no aspirará a un nuevo término ya sea por determinación propia o porque se le presente una acusación.

Desde su punto de vista, la reorganización del comité municipal en este momento tiene el propósito de evitar una candidatura de Hernández a la alcaldía.

“Él (Charlie Hernández) no es la persona que José Guillermo Rodríguez quisiera que fuera su reemplazo”, analizó Schmidt Nieto. “Ahí tiene que haber unas luchas de poder y personalistas muy grandes. En resumen, la reorganización me parece una manera de mejorar su posición frente a los populares del liderato medio de Mayagüez y en una reorganización se puede escoger a un vicepresidente diferente”, agregó.

💬Ver comentarios