Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Las expresiones del gobernador se produjeron en el complejo carcelario 308 de Bayamón, donde hizo un recorrido para conocer  de los programas de rehabilitación. (GFR Media)
Las expresiones del gobernador se produjeron en el complejo carcelario 308 de Bayamón, donde hizo un recorrido para conocer de los programas de rehabilitación. (GFR Media)

Atajar la evasión, aumentar la captación del Impuesto sobre Ventas y Usos (IVU)  y allegar más ingresos al fisco son enfoques medulares de la reforma contributiva que trabaja el Ejecutivo y que formará parte del plan fiscal, indicó ayer el gobernador Ricardo Rosselló.

“Estamos en proceso. Es parte del desarrollo del plan fiscal. Ciertamente porque uno de los objetivos dentro de ese plan fiscal es cómo somos más eficientes y más efectivos teniendo recaudos”, dijo el primer ejecutivo.

A preguntas de este diario, Rosselló recordó que la reforma contributiva es uno de sus compromisos programáticos y su punto de arranque es  la identificación de varios problemas del modelo actual. “Hemos identificado que nuestro sistema contributivo es altamente complejo. Tiene una evasión enorme. Todos sabemos que si tuviésemos una captación promedio en términos del IVU serían $600 millones adicionales al fisco”, aseveró Rosselló, no sin antes recordar que el miércoles firmó un acuerdo con las autoridades federales que, entre otras cosas, combatirá la evasión contributiva.

Ahora mismo  el nivel de captación actual del IVU es  de 67.9%. El ideal estaría entre un 85% y 90%. De acuerdo con Rosselló, de Puerto Rico alcanzar una captación de 85%  entrarían al fisco otros $600 millones al año.

 “Tal vez algo que se habla y se discute menos es la evasión en términos de lo que es la planilla (de contribución sobre ingresos). Aquí en Puerto Rico se registran 89,000 personas que establecen que ganan más de $60,000 al año. Eso representa más o menos 2.5% de la población. Se entiende que es un número significativamente más bajo de lo que debe ser y las estrategias van dirigidas hacia atender lo que son nuestras necesidades de ingreso, hacer un sistema que sea más sencillo y poder entonces establecer lo que es la estrategia para la captación”, precisó.

En cuanto a las planillas de contribución sobre ingresos, son alrededor de 860,000 las que recibió Hacienda el año pasado.

Rosselló no entró ayer en detalles sobre si continuarán los embargos que comenzó el Departamento de Hacienda bajo la pasada administración, que buscaban reforzar la imagen de la agencia y que el ciudadano cumpliera con su deber.

Ahora bien, el Plan para Puerto Rico, que delinea la estrategia de trabajo de esta administración, establece que se crearán alivios contributivos. Por ejemplo, habla de dar “un alivio contributivo al individuo, estableciendo una tasa máxima de 20%” y de eximir de la radicación de planilla, por lo menos, los primeros $30,000 devengados por los asalariados. 

Además, propone reducir gradualmente la tasa contributiva a las corporaciones a una tasa máxima de 20%. “Esta medida beneficia principalmente a las PyMES, motor de nuestra economía y fuente principal de empleos. Además, incentiva la inversión tanto local como foránea con una tasa contributiva más competitiva en el mercado internacional”, lee el plan.

El gobierno debe entregar a la Junta de Supervisión Fiscal su plan fiscal para el próximo 28 de febrero.

Rosselló dijo que trabaja con el equipo fiscal “identificando todas las áreas (del gobierno) donde se puede reducir. A veces no son servicios. A veces son procesos perdidosos. A veces hay que ver los ingresos que se pueden tener, de otras maneras. Las grandes oportunidades que hay”.

De otra parte, el gobernador respondió en la negativa en cuanto a auditar la deuda. Este es un reclamo impulsado por el Frente Ciudadano por la Auditoría de la Deuda.

“Creo que hay otros mecanismos que son mucho más robustos y que van por encima del elemento de auditar la deuda y que nos permite sentarnos, como adultos, con evidencia, con los datos y entonces entrar en renegociaciones en buenos términos”, dijo Rosselló.

Las expresiones del gobernador se produjeron en el complejo carcelario 308 de Bayamón, donde hizo un recorrido para conocer  de los programas de rehabilitación. Le acompañó el secretario de Corrección y Rehabilitación, Erik Rolón, así como el senador José Vargas Vidot.

Rosselló acogió una solicitud del senador para revisar el enfoque de las penas impuestas a usuarios de drogas y que promueva el tratamiento holístico para estos confinados.

Al momento, existen 22 programas de rehabilitación que impactan a 8,200 reos de una población de 10,500. El gobernador dijo que su compromiso es ampliar más esa oferta.