Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Personal de la Policía Municipal de Guaynabo espera entrevistar mañana, jueves, a los propietarios de un perro pitbull encontrado esta mañana encadenado, extremadamente delgado y en mal estado físico en una residencia del barrio Mamey, en Guaynabo.

La fiscal Lorna Colón, coordinadora de la Ley de Protección de Animales en el área judicial de Bayamón, explicó que los agentes municipales recibieron una querella sobre la presencia del animal en el patio de esa propiedad y acudieron a verificarla.

El perro, al que apodaron Roco, no tenía acceso a comida ni agua, y estaba encadenado. Sí tenía una casita, contó Colón.

El can, agregó la fiscal, no se podía mover debido al mal estado en que se encontraba.

La fiscal autorizó la entrada a la propiedad del sargento Angel Reyes y el agente Edward Rivera Ríos, quienes removieron al animal y lo llevaron a una clínica veterinaria en Guaynabo.

En una entrevista separada, el sargento Reyes indicó que los dueños del perro no se encontraban en la propiedad al momento de la remoción y que esperan entrevistarlos mañana, jueves.

Por su parte, Iris Quiñones, presidenta de la una organización conocida como Oica (Oficiales Investigadores de Crueldad de Animales), explicó que Roco se encuentra en "etapa última de delgadez".

"Está respondiendo. Le pusieron suero, no tiene sarna y no tiene parásitos en el corazón. Esperamos que pase la noche, pero es un sobreviviente", dijo.

"Estaba en condiciones deprimentes ", puntualizó Quiñones, quien elogió la labor de los policías.

"Los policías están bien interesados en el caso", comentó.