Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Las detonaciones al vehículo de la víctima se hicieron a corta distancia a través de la puerta del conductor.
Las detonaciones al vehículo de la víctima se hicieron a corta distancia a través de la puerta del conductor. (Alex Figueroa Cancel)

Las autoridades están tratando de identificar el paradero de Luis E. González Martínez, imputado de asesinar a tiros a una empresaria mientras viajaba junto a sus hijas por la avenida Los Filtros, en Guaynabo.

La secretaria de Justicia, Dennise Longo Quiñones, confirmó hoy, lunes, que el individuo está fugitivo por lo cual se le radicaron cargos en ausencia el viernes pasado.

Según la denuncia presentada por la fiscal Jessika I. Correa González, el imputado actuó en común acuerdo con otras dos personas para cometer el asesinato de Hilda Padilla Romero, de 34 años, el 30 de septiembre a las 6:00 p.m. cuando transitaba por la PR-177, cerca del puente sobre la avenida Martínez Nadal, en Guaynabo.

Padilla Romero viajaba junto a sus hijas de 8 y 17 años cuando fue tiroteada desde un vehículo Hyundai Elantra en el que presuntamente se encontraba González Martínez.

La mujer recibió varios impactos de bala en la cabeza y brazo izquierdo. Los investigadores presumen que los disparos se realizaron a corta distancia, a través de la puerta del conductor. Las dos hijas de la mujer resultaron ilesas en el incidente.

El juez superior José H. Banuchi Hernández determinó el pasado viernes causa probable y ordenó el arresto de González Martínez tras evaluar la certificación del Negociado de Ciencias Forenses con los resultados de la autopsia y la declaración jurada del propio imputado.

Además, la fiscalía presentó una lista de 10 testigos que podrían aportar información de propio conocimiento o por creencias.

A González Martínez se le imputa un cargo por asesinato en primer grado, dos cargos de tentativa de asesinato en primer grado y un cargo por riesgo a la seguridad u orden público al disparar un arma de fuego.

También se radicaron dos cargos por portación de uso de armas de fuego sin licencia, cuatro cargos por disparar armas de fuego, y un cargo por el comercio ilegal de vehículos y piezas.

Se le fijó una fianza global de $1,300,000, informó la secretaria de Justicia.

Tan pronto como el día siguiente del asesinato, las autoridades habían informado que los disparos iban dirigidos específicamente a la víctima, y que el atentado comenzó antes del lugar donde fue encontrado el vehículo.

El auto mostraba unas 13 detonaciones entre el cristal y la carrocería de la puerta del conductor, según las autoridades.

Los investigadores de la Policía obtuvieron un vídeo en el que sepuede ver cuando un vehículo se acerca a la guagua Honda Pilot de Padilla Romero, que se detiene, y luego se va a toda velocidad.