El jefe de la fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, indicó que en vez de mirar a casos de individuos, concentran sus pesquisas en grupos organizados que cometieron fraude, como cuando el FBI arrestó a sobre 500 personas en el 2011 por fraude a la aseguradora AFLAC. (GFR Media)

Las conspiraciones son el objetivo principal en las investigaciones de las autoridades federales en Puerto Rico sobre el fraude al Programa de Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA, en inglés).

Así lo indicó ayer el jefe de la fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, al explicar por qué todavía no se han sometido acusaciones en relación al fraude al PUA.

“Sí”, contestó Muldrow cuando se le preguntó si buscaban llegar a grupos de personas que se pusieron de acuerdo para defraudar al PUA, y agregó que “siempre estamos interesados en las personas que son más responsables y si hay un grupo que está organizado, que no es solamente un cheque, pero sí hay 20 cheques o 200 cheques”.

“Si es un grupo organizado, estamos atacando esos tipos de casos y por eso no hemos sometido un caso ya. Esos casos toman más tiempo”, abundó.

“Pero quiero anotar que la gente sepa que cuando una persona está usando el (número del) Seguro Social de otra persona, eso, bajo el sistema federal, se llama robo agravado de identidad. Bajo ese delito, hay mínimo mandatorio de dos años preso, que serían consecutivos al (un caso de) fraude”, explicó el funcionario, quien aseguró que mantienen reuniones periódicas con el Departamento de Justicia (DJ) de Puerto Rico para coordinar el procesamiento de estos casos.

Según estimó la secretaria de Justicia, Inés Carrau, en Puerto Rico los casos de fraude pudieran ascender hasta cerca de 100,000, incluyendo miles de empleados públicos y menores de edad.

El Departamento del Trabajo de la isla también ha planteado la posibilidad de miles de casos de fraude de parte de empleados del sector privado que habrían solicitado el beneficio de desempleo aunque seguían trabajando.

“Podemos decir que seguimos investigando. No puedo decir cuándo, pero van a ver casos en esa área”, dijo Muldrow.

En otras jurisdicciones de Estados Unidos ya se han emitido acusaciones de conspiración de fraude al PUA por gran jurado federal, como en Pensilvania y Nevada, además de otros casos individuales federales, así como de autoridades estatales.

En Puerto Rico, hasta el momento, la Policía ha comenzado a presentar acusaciones en tribunales estatales contra individuos arrestados al momento de cambiar o intentar cambiar cheques del PUA en bancos. Hasta el momento, 70 personas han sido arrestadas por la Uniformada.

Pedirán más recursos

Mientras, Muldrow destacó que la magnitud del movimiento de dinero es tanta que dedicarán personal para manejar las pesquisas, además de que solicitarán recursos adicionales al gobierno federal.

El funcionario federal señaló que los reportes de los bancos conocidos como Informes de Actividades Sospechosas (SARs, en inglés) en gran medida tienen que ver con transacciones relacionadas al PUA.

Al crear la División de Lavado de Dinero dentro de la oficina de la fiscalía federal en Puerto Rico, los reportes de SARs provocaron la designación de un fiscal para atender esos informes, que también contemplan posibles transacciones vinculadas al narcotráfico.

“Nosotros estamos usando nuestros recursos, fiscales, para mirar muy bien los reportes de actividades sospechosas”, mantuvo Muldrow.

Añadió que “el puesto nuevo es que el Departamento de Justicia (federal) va a tener una oficina que dice Oficina Ejecutiva del Tesoro para Confiscaciones, que es parte del Departamento del Tesoro, que están dando fondos para nosotros para un puesto nuevo”.

“Eso quiere decir que va a dar más tiempo a las personas dentro de la oficina que se están enfocando en eso. Son más recursos, pero especializados en esa área, que nos va ayudar a analizar y revisar eso”, abundó.

Aunque no puede decir categóricamente que hay un “aumento” en los reportes de actividades sospechosas en total", expuso que “en esas áreas donde estamos mirando, incluso con fondos de desempleo PUA, estamos recibiendo mucha información de los bancos”.

A nivel de todo Estados Unidos, Muldrow indicó que Justicia federal está creando “doce puestos nuevos” para procesar los casos de fraude al PUA.

“Nosotros hemos pedido uno de esos”, resaltó el fiscal federal.

Indicó que “el Departamento de Justicia (federal) también anunció que va a dar más recursos para esa área, que son 12 puestos nuevos y nosotros hemos pedido que uno sea para nosotros, porque cuando vemos la cantidad de dinero que han llegado al pueblo de Puerto Rico, es más de $5,000 millones que ya han sido entregados a través del PUA y otros programas”.

“Cuando miramos otros distritos (federales de Estados Unidos), creo que merecemos uno de estos puestos y va a ser otro fiscal para trabajar solamente en esa área”, afirmó.