Los arrestos se llevan a cabo en los residenciales Cuesta Vieja, en Aguadilla, y Guarionex, en Quebradillas. (GFR Media)
El golpe más reciente al narcotráfico fue el arresto de 28 miembros de una ganga que operaba en Guayama.

El fiscal federal Stephen Muldrow anticipó más arrestos por narcotráfico este año y relacionó la ola de violencia criminal en Puerto Rico a la guerra entre gangas, en momentos en que han aumentado las incautaciones de dinero y drogas que entran a la isla.

Muldrow aseguró que las autoridades estatales y federales incrementan esfuerzos para enfrentar no solo a pandillas locales, sino que también recientemente han comenzado ampliar aún más el alcance para llegar hasta organizaciones transnacionales que usan la isla de trasbordo.

“Entendemos bien la relación entre el tráfico de drogas con la violencia y asesinatos. La cantidad de dinero que está moviéndose en ese mundo causa conflicto y guerras para el control de la venta de drogas”, sostuvo Muldrow.

“Aunque en la cifra (de asesinatos) van menos que el año pasado, un asesinato es demasiado”, agregó.

Según Muldrow, durante el año fiscal 2019 se ocuparon 6,253 kilos (13,785 libras) de cocaína en Puerto Rico.

Pero destacó que ese total fue superado por más del doble en el año fiscal 2020, que terminó en septiembre pasado, con un total de 15,680 kilos (34,568 libras).

“Esto refleja sin duda el aumento tremendo en la confiscación de drogas”, expresó Muldrow.

Según el fiscal, estas medidas han tenido un efecto en el mercado del narcotráfico en Puerto Rico.

Señaló que “a principio de este año, en enero, un kilo de cocaína se vendía por $21,000 y ahora está entre $30,000 a $35,000”.

“Así que estamos confiscando droga en la calle que afecta el precio”, comentó.

Asimismo, resaltó que en el pasado año fiscal de 2019 confiscaron $1.3 millones en dinero en efecto ligado al narcotráfico. De acuerdo con Muldrow, el total de confiscaciones casi se triplicó en el año fiscal 2020 con un total extraoficial de $3.1 millones.

Explicó que ese total no incluye confiscaciones de por más de un millón de dólares en los últimos meses. Tampoco incluye la ocupación $27 millones escondidos en un cajas de una mudanza cuando estaban por salir de un puerto de San Juan hacia Islas Vírgenes Estadounidenses en agosto de este año.

No obstante, Muldrow dijo que no podía asociar crímenes violentos en específico a algún cargamento en particular que hayan confiscado.

“Pero eso siempre es parte del traqueteo en el bajo mundo. Si hay una pérdida o una deuda... Eso no ha cambiado”, mantuvo. “Las razones por las que están matando en la calle, no cambia, es por venganza o por deudas”.

“Nosotros tenemos la obligación de proteger a la comunidad y mover montañas para que esta gente enfrente la justicia”, añadió.

En ese sentido, destacó que la acusación de 28 miembros de una ganga narcotraficante la semana pasada en Guayama, mientras que anticipó que pronto surgirán más casos similares.

“Van a ver más de ese tipo de casos antes de que termine de este año”, anticipó Muldrow.

Miran más allá de la isla

Mientras, explicó que la política antidrogas del gobierno federal ha encomendado a las autoridades en Puerto Rico a expandir sus investigaciones para abarcar más las operaciones fuera de las fronteras de la jurisdicción estadounidense.

“Dicha misión se está ampliando para alcanzar a organizaciones trasnacionales con base en el Caribe y América del Sur, implicados en el contrabando marítimo y aéreo de narcóticos de Puerto Rico a Estados Unidos continentales y el lavado de dinero de las ganancias por medio de contrabando de efectivo a gran escala y operaciones sofisticadas de lavado de dinero”, abundó.

Paralelamente, informó que creó una división dentro de la fiscalía federal para investigar exclusivamente casos de lavado de dinero.

Aunque no todo es por actividad de narcotráfico, Muldrow indicó que “por la cantidad de actividades sospechosas reportadas por los bancos”, decidieron asignar recursos de la fiscalía para concentrarse en el rastreo de ese movimiento de dinero con miras a detener el blanqueo de ganancias de actividades ilícitas.