Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), William Ramírez.
El director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), William Ramírez. (Ramón “Tonito” Zayas)

El director ejecutivo de la Unión Americana deLibertades Civiles (ACLU), William Ramírez, afirmó hoy, jueves, que, durante las manifestaciones del 1 de mayo, la Policía de Puerto Rico actúo de forma “premeditada” y en clara violación a la reforma federal.

Ramírez, acompañado de un grupo de observadores, denunció que hubo un uso excesivo de la fuerza, así como de los gases lacrimógenos utilizados para interrumpir la manifestación que se desarrollaba en la zona bancaria en Hato Rey en protesta a las medidas de austeridad que están sobre la mesa en el país.

“La violencia no es solamente palos. Mi apreciación personal como abogado y como director de la Unión Americana de Libertades Civiles es que eso fue premeditado para crear una confrontación”, sostuvo Ramírez en conferencia de prensa.

El grupo señaló que las violaciones perpetradas por la Policía, según la data y evidencia recopilada, fueron similares a las que denunciaron en la manifestación del 1 de mayo del año pasado, donde se desplegaron guardias sin identificar, se lanzaron gases lacrimógenos sin previo aviso y hubo una movilización excesiva de agentes.

Tampoco se cumplió con la directriz de prestar ayuda médica a aquellas personas que resulten afectadas con los gases lacrimógenos.

Ramírez dijo que desde tempranas horas de la mañana había formaciones policiacas para interrumpir el paso de las marchas que venían de diferentes puntos de la zona para concurrir en la zona bancaria.

Aunque reconocen que en un momento dado la Policía accedió a remover la formación para que los manifestantes ingresaran por la avenida Ponce De León, sostuvieron que dicha directriz tuvo como único propósito “crear una encerrona”.

“Vimos cómo les permitieron entrar, pero inmediatamente comenzaron a alinearse en las calles laterales y en todas las salidas posibles. Eso lo único que te indica es que no van a permitir que nadie salga de ahí y que algo viene”, enfatizó Ramírez.

Josué González, abogado de la ACLU, señaló que las acciones por parte de la Uniformada del lunes son “un retroceso peligrosísimo”. “No es solamente que no cumplan (con la reforma) es que adrede se ignora de parte del secretario del Departamento de Seguridad Pública, (Héctor) Pesquera, y del Gobernador que se supone que sea su jefe.”, señaló al cuestionar también las expresiones de felicitación hacia la Policía por su actuación sin una investigación previa de los hechos.  

“Desde el punto de vista de la ACLU, no hay duda y lo pudimos observar desde el principio, que el propósito del Gobierno, más que garantizar el derecho de los manifestantes a expresarse y velar por su seguridad, era reprimir la expresión. Fue una movilización exagerada y, además, desde el principio se obstaculizaron las vías públicas, escenario de expresión pública protegido, señaló González.