Miguel Romero y Manuel Natal. (ELNUEVODIA.COM)

El juez Anthony Cuevas Ramos, del Tribunal de San Juan, desestimó este lunes la demanda del exrepresentante Manuel Natal impugnando la elección de Miguel Romero como alcalde de la capital y determinó que “no procede” una nueva elección en la Unidad 77.

Natal, candidato al ayuntamiento sanjuanero por el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), reclamó que existía un descuadre en esta unidad, ya que supuestamente había más papeletas que electores. No obstante, el magistrado resolvió que la prueba no fue suficiente para demostrar el presunto fraude electoral. La decisión del tribunal mantiene a Romero en la alcaldía capitalina.

De acuerdo con la sentencia, la evidencia que presentó Natal “ha sido generalizada sobre lo que los demandantes entienden son ’irregularidades’“.

Durante las vistas que se extendieron por cinco días, los testigos que presentó el equipo legal de Natal plantearon irregularidades con los maletines electorales y hasta hablaron de papeletas que eran transportadas en bolsas plásticas. Igualmente, testificaron supuestas fallas de seguridad en las bóvedas donde se guardaban los votos correspondientes a la Junta Administrativa de Voto Ausente y de Voto Adelantado (JAVA).

La sentencia, sin embargo, definió como “un testimonio general y estereotipado” a más de una de las comparecencias de los testigos. Por ejemplo, el juez determinó que el representante electoral de Natal, el licenciado San Antonio Acha, “no testificó haber observado alguna irregularidad de tal magnitud que pudiera afectar el resultado de la elección”.

Lee la sentencia aquí:

“De toda la prueba presentada, debemos concluir que esta no cumple con el estándar que requieren casos como este. Como esbozamos, para anular un voto se requiere prueba clara, robusta y convincente y, en adición a eso, el Código Electoral, al igual que la jurisprudencia ha determinado, bastarían para cambiar el resultado de la elección. Luego de analizar y escrudiñar la prueba presentada, entendemos que no se presentó prueba suficiente para establecer el supuesto fraude que se alegó“, establece la sentencia. “El derecho al voto es esencial y este Tribunal no puede determinar que existió fraude con meras generalidades e inferencias del demandante”.

Natal enfrentó varios tropiezos desde el primer día de las vistas, ya que el juez Cuevas Ramos no permitió que parte de la prueba documental de los demandantes se usara en sala durante la vista porque supuestamente no se presentó a tiempo ante el tribunal. Sí, les permitió someter la evidencia mediante moción para que forme parte del récord del caso, que solo se vería si llega al Tribunal de Apelaciones.

De acuerdo con los abogados de Natal, esta prueba documental constaba de 17 actas de incidencias que presuntamente contenían 5,327 papeletas de las que no se puede identificar una procedencia.

Pese a que los abogados de Natal recurrieron al Tribunal de Apelaciones para que la prueba fuera aceptada en la vista, el foro apelativo rechazó su petición. Según el tribunal, aunque Natal Albelo cumplió con la fecha límite (hasta las 12:00 de la medianoche del 8 de marzo) para entregar una lista de testigos y un listado de documentos que utilizaría como evidencia, no cumplió en incluir los documentos como tal, específicamente los anejos 14 al 20.

Cuevas Ramos también determinó excluir de la prueba un informe realizado por Udecha Domínguez Vázquez, gerente por el Victoria Ciudadana de JAVA, para conciliar el total de electores y papeletas municipales en la capital.

El juez sustentó su determinación en que “el documento no es oficial y que se prepara dando la impresión de que es un documento oficial utilizando el mismo timbrado”.

💬Ver comentarios