A la izquierda, Kevin Soto Vázquez, imputado de asesinar a Sandra Bones, joven madre de 22 años.
A la izquierda, Kevin Soto Vázquez, imputado de asesinar a Sandra Bones, joven madre de 22 años. (Archivo)

Kevin Anthony Soto Vázquez, imputado por el asesinato de Sandra Bones Roque, encarará una vista preliminar por este crimen luego de ser encontrado procesable para enfrentar el procedimiento, determinó este martes la jueza Rubimar Miranda Rivera, del Tribunal de Guayama.

Bones Roque fue asesinada a disparos el 5 de julio en presencia de sus dos hijos menores en Guayama. Soto Vázquez fue arrestado la noche del 6 de julio en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín mientras intentaba abordar un vuelo con destino a Boston. Según la Policía, el joven de 18 años confesó el crimen.

A principios de agosto, la jueza Miranda Rivera ordenó una evaluación psiquiátrica por un médico del Estado para determinar si Soto Vázquez era o no procesable. El abogado Jesús Ramos Puca fue quien sometió la moción para que se le realizara una evaluación a su cliente.

Bajo la Regla 240 se activa un procedimiento para evaluar la capacidad mental de un imputado para entender el proceso judicial. En caso de que se determine que la persona está mentalmente y/o funcionalmente capacitada, el proceso continuará tal cual. De lo contrario, se podría ordenar que el imputado sea “ingresado en un centro de adiestramiento para el desarrollo de destrezas de vida independiente”.

La vista preliminar de este caso había sido señalada para el 19 de julio, pero no se llevó a cabo luego de que el licenciado Ramos Puca indicó al tribunal que no estaba preparado, pues no había logrado reunirse con su cliente. En ese momento, mencionó dos intentos fallidos de entrevistar al imputado virtualmente en los que no recibió su cooperación.

La evaluación psiquiátrica estuvo en manos de la doctora Yamilka Rolón García, del Hospital Psiquiatría Forense de Río Piedras.

Foto de fichaje de Kevin Soto Vázquez suministrada por el Negociado de la Policía.
Foto de fichaje de Kevin Soto Vázquez suministrada por el Negociado de la Policía. (Suministrada)

Hoy, a través de vídeo teleconferencia, la doctora Rolón García precisó que Soto Vázquez fue ingresado a la institución psiquiátrica el pasado 14 de octubre y se sometió a cuatro evaluaciones: los días 22 de septiembre, 22 de octubre, 5 de noviembre y 17 de noviembre.

“En este caso entendemos que en la primera entrevista el señor Soto Vázquez estaba exagerando o simulando sintomatología psiquiátrica para evadir el proceso legal. Una vez se le orienta sobre las posibles consecuencias en ese caso, ahí termina con la simulación de evadir el proceso legal y comienza a cooperar”, indicó la perito.

Mientras Soto Vázquez observaba el proceso judicial por cámara, la doctora Rolón García detalló que el imputado alegó desconocer las respuestas a las preguntas que se le realizaron durante la primera evaluación de septiembre, y que dicha conducta cambió en las evaluaciones subsiguientes.

La doctora describió al imputado como coherente, lógico y relevante. Agregó que no presentó conducta desorganizada ni psicótica, seguía instrucciones y estaba en contacto con la realidad, contestó de manera coherente en las últimas tres evaluaciones, y era independiente en las actividades del diario vivir.

Su único síntoma era un alegado problema de memoria, que quedó descartado, pues “cuando una persona presenta problemas de memoria, es en todos los aspectos de su vida… si tenemos problemas de memoria, es tanto en el aspecto legal, como con su historial, como su interacción individual, lo cual no vimos en este caso”.

“La opinión de esta servidora es que el señor Soto Vázquez está procesable”, comentó la perito. De no cooperar, agregó, lo haría “para evadir” el proceso.

La jueza Miranda Rivera acogió la recomendación de la doctora y señaló la vista preliminar para el 15 de diciembre, en el Tribunal de Guayama.

Al ser encontrado procesable, se ordenó que Soto Vázquez sea trasladado desde la institución psiquiátrica donde se hallaba hasta ahora a prisión. Previo a ser ingresado en el Hospital Psiquiatría Forense de Río Piedras se encontraba recluido en la Institución Correccional Jóvenes Adultos Ponce 304.

Contra el imputado de asesinar a Bones Roque pesa una fianza de $2.5 millones. Enfrenta cargos por asesinato en primer grado, destrucción de prueba, violación a la Ley de Armas e incumplimiento de orden en casos de maltrato institucional o negligencia institucional.

Según la investigación, Bones Roque recogió a Soto Vázquez a eso de las 10:00 p.m. del 5 de julio en un restaurante de comida rápida en Arroyo. De allí se trasladaron a la urbanización La Pradera, en Guayama, donde presuntamente surgió una discusión en el auto. La madre de 22 años tenía dos meses de relación con Soto Vázquez.

La fiscal del Distrito de Guayama, Arlene Gardón Rivera, afirmó a El Nuevo Día que están listos para la vista preliminar de diciembre, mientras resaltó que ahora le corresponderá a la fiscal a cargo del caso, Alba Bermúdez, evaluar la prueba y determinar la cantidad de testigos que presentarán en el proceso.

La confesión de Soto Vázquez forma parte de la prueba, confirmó Gardón Rivera.

“El quántum de prueba ahora mismo es de probabilidad, o sea que el tribunal tiene que conectar que esa persona, en este caso Kevin Soto, fue la persona que cometió los hechos”, abundó. “Estamos preparados. Dios mediante, estaremos listos para ver la vista ese día. Estaremos trabajando sobre la prueba, preparando los testigos y listas para afrontar este caso”, puntualizó.

💬Ver comentarios