Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Ocupación de arma de fuego da giro inesperado a caso por asesinato de estudiantes peruanos en Santurce

La jueza Yazdel A. Ramos Colón, del Tribunal de San Juan, informó en sala que la vista preliminar contra Jeremy Rafael Serrano se acabaría este viernes

10 de julio de 2024 - 5:25 PM

La vista preliminar se reanudó en la sala 203 del Centro Judicial de Caguas. (Ramon "Tonito" Zayas)

La vista preliminar contra Jeremy Serrano Alicea, imputado de asesinar, el 6 de mayo de 2023, a dos estudiantes peruanos frente al negocio Emo-Y Bar & Lounge, en Santurce, tomó este miércoles un giro inesperado tras la revelación de un arma de fuego que la Fiscalía busca que se admita como evidencia.

Durante la reanudación de la vista preliminar, celebrada en la sala 203 del Centro Judicial de Caguas, ante la jueza Yazdel A. Ramos Colón, del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, la Fiscalía reveló la existencia de la pieza antes de iniciar con el interrogatorio al examinador de armas de fuego, Edward Pérez.

Sin embargo, la defensa del imputado, liderada por la licenciada Jane Hoffman Mouriño, planteó inmediatamente objeciones, lo que llevó a que las partes se acercaran al estrado. Allí, la abogada esbozó, en tono alto, que no sabía de dónde había salido esa arma de fuego y que no quería “sorpresas” en el caso.

Mientras, la jueza advirtió a las partes, principalmente a la Fiscalía de San Juan, que “va a tener un problema de admisibilidad”.

Así fue el dramático traslado del imputado de asesinar a estudiantes peruanos

Así fue el dramático traslado del imputado de asesinar a estudiantes peruanos

Mira lo que ocurrió luego de que Jeremy Rafael Serrano Alicea fue arrestado en el aeropuerto.

En tanto, los fiscales Edmanuel Santiago Quiles y Ángel García Rodríguez defendieron la existencia de la pieza, de la que no se precisó si fue ocupada al imputado. Sin embargo, se confirmó que se evaluaron varias armas de fuego y que la presentada es la “pertinente en este caso”.

“No hay un tracto de un arma ocupada. Es un misterio de dónde se ocupó el arma”, insistió, por su parte, Hoffman Mouriño, mientras era observada tanto por el imputado como por la madre de este, que se encontraba en primera fila.

La controversia en sala provocó que la jueza decretara un receso, y que, posteriormente, llamara a la defensa y a los fiscales a su oficina. Una vez ese encuentro culminó, la Fiscalía anunció un cambio en el orden de los testigos restantes.

Para sentar las bases sobre la existencia del arma de fuego, la Fiscalía ha optado por llamar a declarar el viernes, desde las 10:00 a.m., al agente investigador del caso, Erick Ortiz, mientras que Pérez declarará ese día a partir de las 3:00 de la tarde.

La jueza adelantó que la vista preliminar por el crimen de los estudiantes Franco Medina Angulo y Sergio Palomino Ruiz, de 29 y 28 años, respectivamente, se acabaría el viernes.

Por la muerte de ambos estudiantes, Serrano Alicea -de 26 años y quien se encuentra preso al no prestar la fianza de $3 millones-, enfrenta dos cargos de asesinato en primer grado, uno de tentativa de asesinato, uno de posesión y uso ilegal de un arma automática y uno por poner en riesgo a la seguridad de la ciudadanía al disparar un arma de fuego en público.

12 casquillos ocupados

Más temprano en la vista, el investigador forense Daniel Astacio Irizarry estuvo declarando y precisó que en la escena del crimen se ocuparon “12 casquillos de bala calibre nueve milímetros, un proyectil de bala disparado y tres manchas de aparente sangre”.

A preguntas de García Rodríguez, Astacio Irizarry dijo que, para documentar la evidencia ocupada en la escena, elaboró un croquis, que es un dibujo preliminar que se realiza del lugar donde ocurrieron los hechos.

“Los casquillos estaban en la intersección de la calle Loíza y la calle Manuel Corchado, cerca y frente a un negocio de equipos de música. Estaban esparcidos en diferentes áreas entre la acera y la calle”, mencionó Astacio Irizarry.

Añadió que, luego de trabajar la escena, se trasladó hasta el cuartel estatal de la Policía, en la calle Loíza, para documentar una guagua Ford, modelo Bronco, de 2022 y color roja, “que tenía un proyectil de bala disparado”.

La guagua a la que hizo alusión pertenece a otro testigo en el caso y hojalatero, Edwin O. Díaz Santiago, quien ya narró en la vista preliminar que el día del crimen llegó hasta las cercanías de Emo-Y para recoger a dos amigas.

Debate por piezas de evidencia

De otro lado, Astacio Irizarry explicó el proceso que sigue el Instituto de Ciencias Forenses para salvaguardar las piezas de evidencias que son levantadas en las escenas, y el método que se emplea para su identificación.

A preguntas de Hoffman Mouriño, Astacio Irizarry reconoció que había marcado e identificado las piezas de evidencia dos días después de que se recuperaran en la escena.

El testigo planteó que las piezas de evidencia estuvieron en todo momento en un lugar seguro, al cual pocas personas tienen acceso, pero admitió que desconocía quién embaló las piezas de evidencia en un plástico.

Ante esto, Hoffman Mouriño intentó sembrar dudas sobre el control y la custodia de las piezas de evidencia por parte del ICF. Además, buscó establecer que los casquillos se recuperaron frente a otro negocio y no en Emo-Y.

“Hay piezas de evidencia que pueden ser de este caso como pueden no serlo”, afirmó Hoffman Mouriño.

Tras el contrainterrogatorio y cuestionado por García Rodríguez, el testigo reiteró que los casquillos se recuperaron en el lateral de Emo-Y. “Estaban en la acera frente a Gran Auto y del lado lateral de Emo-Y”, puntualizó.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: