El exboxeador Juanma López arrestado el 8 de septiembre.
El exboxeador Juanma López arrestado el 8 de septiembre. (David Villafañe Ramos)

El juez Jorge Díaz Reverón, del Tribunal de Caguas, rebajó a $35,000 la fianza impuesta contra el exboxeador Juan Manuel “Juanma” López Rivera, quien enfrenta siete cargos por un caso de violencia de género contra su expareja.

No obstante, el juez no restituyó el remedio de fianza diferida, por lo que López Rivera tendría que emitir la totalidad impuesta mediante fiador. “Una vez se preste la fianza será excarcelado por el Programa con Servicio de Antelación al Juicio (PSAJ), quien, inmediatamente, le instalará la supervisión electrónica a Don Juanma. Don Juanma tiene que cumplir con todas las condiciones... en adición a alguna otra que el Programa (con Servicio de Antelación al Juicio) determine imponer”, aseveró el juez Díaz Reverón.

El Ministerio Público no se opuso a la modificación de la fianza debido a que la víctima, Andrea Ojeda Cruz, tampoco expresó reparos al respecto. “Ella ha expresado que no tiene objeciones a una rebaja de fianza”, expresó el fiscal Jaime Perea Mercado.

A su salida de sala, el licenciado Jaime Barceló, quien encabeza la defensa de López Rivea, dijo que confían en que hoy mismo puedan emitir el pago de la fianza para que su cliente quede en libertad. En una moción presentada ayer, martes, los abogados habían solicitado que la fianza -que era de $175,000- fuera de $10,500. “Yo no estoy de acuerdo que la fianza es garantía de comparecencia. La fianza es también la protección a la misma persona y a la sociedad”, señaló el juez.

Previo a emitir su determinación, el juez Díaz Reverón solicitó escuchar a la víctima, quien estuvo acompañada en sala por una intercesora legal. Esta alegó que conocía de la situación económica de López Rivera. Añadió que no temía por su vida y que no quería hacerle daño a su expareja, sino que deseaba que éste buscara ayuda para superar su problema de alcoholismo y agresión.

“Pues, definitivamente, no me opongo a la rebaja de fianza, porque a mí me consta la situación económica de Juan, porque era mi pareja”, señaló al reafirmar su interés en mantener los cargos en busca de que el exboxeador reciba ayuda.

“No tengo miedo, porque entiendo que Juan no tiene intención de hacerme daño... en el momento que solicité la orden de protección sí temía porque como yo publiqué todo en mis redes sociales pensé que podía estar en peligro”, añadió ante el juez. “No quiero que él esté preso, entiendo que él puede rehabilitarse. Mi intención no es destruirlo...”, añadió.

Junto a la reducción de fianza, López Rivera tendrá que permanecer en el hogar. Solo podrá salir a trabajar con autorización previa del PSAJ. El juez ordenó, además, supervisión electrónica y que recibiera tratamiento para su problema de adicción alcohol y agresividad. Su padre, Juan A. López Novena, será su custodio.

“Las mujeres no están para hacerle daño”, le dijo el juez a López Rivera, quien atendió el proceso a través del sistema de teleconferencia.

Durante la vista el padre del exboxeador, declaró bajo juramento que su hijo no contaba con los recursos económicos para pagar la fianza. Alegó que éste, actualmente, adeuda tres meses de renta y cuatro meses del pago del vehículo. “No tiene dinero, no tenemos dinero (para pagar la fianza)”, afirmó el hombre de 67 años a preguntas de la defensa.

En su caso, dijo, que tiene $289.21 en su cuenta bancaria, producto de la mensualidad por concepto de Seguro Social que recibe. No obstante, indicó “que podría hacer el esfuerzo de conseguir hasta $2,000″.

Agregó que, actualmente, su hijo se dedica a dar entrenamiento personalizado, aunque no supo especificar si éste cuenta con el permiso del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) para ofrecer este servicio. “Mi señoría yo vengo a suplicarle a usted que, por favor, me le rebaje la fianza...para que él pueda trabajar”, argumentó ante el juez en busca de esa reducción.

Durante su testimonio el hombre -quien vive en el residencial Luis Llorens Torres- se había expresado dispuesto a mudarse a la residencia en la que vive actualmente López Rivera para velar que cumpla con las condiciones impuestas por el tribunal.

“Súper, súper buena... cuando estaba en el boxeo tenía comunicación conmigo por teléfono y cuando no, iba a casa o yo lo visitaba”, expresó al ser abordado sobre la relación que mantiene con su hijo con quien compartió por última vez el 5 de septiembre cuando lo fue a visitar a su hogar.

El hombre aseguró, además, que su hijo siempre compareció a los señalamientos hechos por el tribunal durante el caso que enfrentó contra su expareja Geraldine Crespo, en 2015, también por violación a la Ley 54 de Violencia Doméstica. No obstante, alegó, que tanto en esta instancia como en la anterior desconocía las imputaciones que pesaban en contra de su vástago.

Específicamente sobre el incidente contra Ojeda Cruz dijo que se enteró de lo ocurrido a través de los medios de comunicación del país. “Me estuvo raro”, respondió a preguntas del juez Día Reverón.

El caso comenzó luego de que Ojeda Cruz expresara públicamente en su cuenta de Instagram, a través de varios “stories”, que la razón por la que culminó su relación con el exboxeador se debió a un presunto patrón de maltrato físico y emocional. Además, presentó imágenes de unos golpes que presuntamente le propinó López y el daño físico y moretones que le causó.

💬Ver comentarios