Contra Yanaira Vázquez Cruz pesan seis cargos, entre los que se encuentran: apropiación ilegal de fondos públicos y violaciones a la Ley de Ética Gubernamental.
Contra Yanaira Vázquez Cruz pesan seis cargos, entre los que se encuentran: apropiación ilegal de fondos públicos y violaciones a la Ley de Ética Gubernamental. (Gerald López Cepero)

A pesar de que tenía desayunos, almuerzos, cenas y hasta meriendas pagas, Yanaira Vázquez Cruz, exdirectora del Programa Crece 21, cargó a la cuenta de la Universidad de Puerto Rico (UPR) comidas, bebidas y gastos personales en los que incurrió en el hotel Caribe Hilton mientras participaba de los adiestramientos y talleres que esa iniciativa ofrecía a maestros del Departamento de Educación, trascendió hoy en el primer día de juicio contra la exfuncionaria.

La testigo Wanda Cortés López, quien era gerente de ventas del hotel Caribe Hilton, explicó en la sala de la jueza Nerisvel Durán Guzmán, del Centro Judicial de San Juan, que coordinó con Vázquez Cruz y su asistente Ada Liz López cuatro actividades de grupo para realizar seminarios a maestros del sistema público de enseñanza durante el 2011 y 2012.

Esos talleres dirigidos por Crece 21 fueron parte de un proyecto de colaboración entre la UPR y Educación para ofrecer adiestramientos a maestros durante el cuatrienio 2009-2012. No obstante, el proyecto resulto perdidoso tanto para el DE como para la UPR.

Además, destapó una serie de actos de corrupción que resultaron en la convicción del exrector de la UPR en Arecibo, Juan Ramírez Silva; del exrector de la UPR en Cayey, Juan Varona; y de López. Todos fueron sentenciados a penas a cumplirse bajo probatoria.

Mediante contratos con el Caribe Hilton, la UPR se comprometió a pagar las noches de habitación, alimentos, estacionamientos e impuestos de los participantes, indicó Cortés López. El dinero que disponía la UPR para este programa era pagado por el DE para que se adiestrara en distintas materias a sus maestros.

Uno de los contratos mencionados en corte, por ejemplo, comprometió a la UPR a pagar $104,300 por 700 noches de hotel, $325,200 en bebidas y comidas servidas en salones de banquetes y $17,500 por el uso de estacionamientos.

No obstante, los gastos a los que se comprometió la UPR a través de cuatro contratos que firmó con la hospedería no cubrían servicios a la habitación, comidas a la carta, bebidas en las barras, ni en tiendas u otros concesionarios de este hotel de San Juan.

“Esos gastos los tenía que pagar cada persona”, aclaró Cortés López.

Sin embargo, Mailín Lacomba, quien fue la segunda testigo de los fiscales especiales independientes Manuel Núñez Corrada y Emilio Arill García, mencionó que en las facturas de la UPR se cargaron compras hechas en tiendas, restaurantes, barras y servicios a habitaciones registradas a nombre de la acusada.

Contra Vázquez Cruz pesan seis cargos, entre los que se encuentran: apropiación ilegal de fondos públicos y violaciones a la Ley de Ética Gubernamental.

Según trascendió en el juicio, la UPR, que cuenta con recintos distribuidos en la Isla, teatros y espaciosos jardines, gastó bajo la administración de Miguel Muñoz más de $1.5 millones en estadías y salones de banquetes entre septiembre de 2011 y verano de 2012 para ofrecer los seminarios y talleres a los maestros del sistema público.

Vázquez Cruz, quien había sido ayudante de Muñoz, fue nombrada directora del programa Crece 21 a la misma vez que también se le encargó la rectoría de recinto de Utuado de la UPR.

Muñoz firmó personalmente uno de los contratos porque Vázquez Cruz no estaba autorizada a firmar el monto acordado. Otro dos acuerdos fueron firmados por el exrector de la UPR en Arecibo y la acusada también estampó su firma en uno de los acuerdos mencionados hoy en el Tribunal.

💬Ver comentarios