La concesión de las permanencias ocurre a raíz de las negociaciones que durante los últimos años sostuvieron la Asociación de Empleados de Comedores Escolares y el DE. (Archivo / GFR Media)
El 22 de mayo, el juez superior Anthony Cuevas ordenó a Educación a abrir todos los comedores escolares que fueran necesario para alimentar a todas las personas necesitada a causa de la crisis social y económica causada por el COVID-19.

El Tribunal Supremo determinó no evaluar en sus méritos la demanda radicada hace más de dos meses para exigir la apertura de los comedores escolares, por lo cual los procesos quedan en manos del Tribunal de Apelaciones.

En una resolución de tres páginas, se detalló que en una votación 5 a 4, los jueces del Supremo determinaron no acoger la petición de los demandantes para resolver la controversia.

No obstante, el juez Ángel Colón Pérez criticó la decisión de la mayoría del cuerpo, al señalar que se trata de un caso revestido “del más alto interés público” en el contexto de la crisis de salud que atraviesa la isla.

“(Esa crisis) continua agravándose, mientras el Estado -insensible e incompetentemente- permite que se echen a perder miles de libras de alimentos que custodia y que se obtienen mediante el uso de fondos públicos. En ese sentido, urgía proveer certeza a los asuntos traídos ante nuestra consideración”, manifestó Colón Pérez en su opinión disidente, a la cual se unió la jueza Anabelle Rodríguez.

“Nos resulta, pues, en extremo lamentable que una mayoría de este Tribunal haya permitido que pase un solo día más en el que el hambre continúe tocando las puertas de muchos hogares puertorriqueños, mientras los alimentos en manos del Estado continúan perdiéndose. Lo anterior no debe ser permitido, no al menos para el juez que suscribe. Se trata de una cuestión de humanidad. Procedía, pues, ordenar la apertura inmediata de todos los comedores escolares que - luego de un análisis adecuado de la población que se ha visto afectada en cada municipio- fuesen necesarios para alimentar a toda la población necesitada mientras durase el actual estado de emergencia provocado por el COVID-19″, agregó Colón Pérez.

El juez asociado Edgardo Rivera García, por su parte, argumentó a favor de devolver el caso al Apelativo, señalando que discutirlo en el Supremo a destiempo atrasaría los procesos y se trata de un caso que debe ser resuelto con celeridad.

“Ante el trámite procesal del caso -especialmente el hecho de que el caso llevaba más de un mes ante el Tribunal de Apelaciones y se había perfeccionado antes de que se presentara la solicitud de certificación intrajurisdiccional- la única motivación de los compañeros y compañeras que disienten es que estos presuman que el foro apelativo intermedio resolverá el caso erróneamente”, expresó Rivera García en una opinión de conformidad a la que se unieron los jueces Rafael Martínez Torres y Mildred Pabón Charneco.

“Ahora bien, incluso bajo la premisa errada de que el foro apelativo intermedio resolverá incorrectamente, no podemos perder de perspectiva que este Tribunal tiene la oportunidad de intervenir en su momento, de ser necesario. En ese instante, de exigirlo las circunstancias, estaremos en posición de tomar las medidas necesarias para salvaguardar los intereses de las partes”, añadió.

En la demanda original, radicada el martes, 28 de abril, siete familias y cinco organizaciones sin fines de lucro reclamaron que el Departamento de Educación ordene la reapertura de las cocinas de los comedores escolares y cumpla así con su obligación de proveer alimentos a los estudiantes. De acuerdo con el recurso legal, el gobierno no puede transferir su responsabilidad a organizaciones sin fines de lucro, como se ha pretendido hacer al donar las comidas adquiridas por la Autoridad Escolar de Alimentos a entidades no gubernamentales.

El representante legal de los demandantes, el abogado Osvaldo Burgos, lamentó la determinación del Supremo, pero sostuvo que el caso ya está sometido ante el Tribunal de Apelaciones y esperan una pronta resolución.

“Ahora le toca al Apelativo resolver. Nos habría gustado que el Tribunal Supremo resolviera… Pero estamos contentos con las expresiones de hoy, la opinión disidente del juez Colón Pérez es bien fuerte y ahí hay un mensaje dirigido al Tribunal Apelativo”, sostuvo Burgos.