Opinión
Explica ideas y extrae conclusiones basadas en la interpretación de hechos y datos.
Morir en Grecia

Las altas temperaturas producto del cambio climático, que algunos niegan, están causando estragos en Europa y cambiarán para siempre la manera de las personas de vacacionar, escribe Mayra Montero

7 de julio de 2024 - 11:10 PM

Como muchas otras partes del oeste de Europa, Bélgica soportó el jueves el día de más calor en los registros. (AP / Francisco Seco)
Un hombre se refresca contra el calor extremo en Bélgica.

Para aquellos que siguen la actualidad internacional —la verídica, la que se obtiene de la lectura de tres o cuatro periódicos diarios, no la del baile narcisista en las redes— es más que evidente que los veranos, esos meses que coinciden con las vacaciones laborales o académicas, ya no son lo que eran. Habrá que irse cuestionando si el calentamiento global no cambiará nuestros hábitos de descanso y diversión a la vuelta de muy pocos años.

Todos aquellos que han planeado un viajecito a Europa en estos meses, corren o han corrido el riesgo de toparse con temperaturas tan sofocantes que a menudo impiden el paseo, el disfrute de parques o de monumentos.

Hace apenas un par de semanas, Italia declaraba una alerta roja por calor en momentos en que decenas de miles de turistas, concentrados en las inmediaciones del Coliseo o de la Plaza de San Pedro, estaban soportando temperaturas de cerca de 120 grados Fahrenheit. Ya el año pasado, una ola de calor abrasador a la que bautizaron Cerberus, por el monstruo del infierno del Dante, martirizó a los italianos durante el mes de julio.

Por otro lado, una ola de calor sahariano ha recorrido la región de los Balcanes. Las altas temperaturas, a su vez, provocaron un apagón en Montenegro, Croacia, Bosnia y Albania, cuyas líneas están interconectadas. La histórica Sarajevo se convirtió en un caos, con tranvías y automóviles bloqueados unos por otros durante horas. En Rumanía, en un solo día tuvieron que atender 1,300 emergencias por causa del calor, y no todas las ambulancias tienen aire acondicionado. Las autoridades aconsejaron a la población que se refugiara en sus hogares y tomara mucha agua, y pidieron a los restaurantes con parrillas y asadores que cesaran temporalmente su operación.

Se sabe que los países balcánicos, en los últimos años, han tenido una suerte de resurgir turístico, pero el calor extremo empieza a interferir con los planes.

Eso es el cambio climático que niegan algunos. Este año, los países de Europa occidental se preparan para uno de los veranos más tórridos en los últimos tiempos. Las autoridades sanitarias crean nuevos sistemas de alertas por calor, y una de las grandes preocupaciones es que, coincidiendo con el alza en las temperaturas se produzca la clásica avalancha de turistas a los lugares emblemáticos —la misma Roma, París, o ciudades tradicionalmente calurosas como Sevilla y Córdoba—, lo que dispararía la demanda de asistencias médicas.

De hecho, en Sevilla están creando algo parecido a unos oasis, que consiste en enterrar grandes depósitos de agua que en la noche se enfrían y por el día crean una superficie más fresca para que la gente se detenga a tomar aliento. Claro que no se puede agujerear toda la ciudad, ni resulta fácil o barato enterrar esos aljibes gigantescos. Pero se trata de eso, de oasis, y la gente, cuando se siente desfallecer, puede acudir a descansar en uno de ellos. El objetivo es ubicarlo incluso bajo las marquesinas de las paradas de autobús, y en la Unión Europea, donde se han dado cuenta de que la cosa está literalmente que arde, han decidido cofinanciar el programa llamado Life Watercool.

Así, por fin, llegamos a la actualidad de Grecia.

La Acrópolis en Atenas, capital de Grecia, estuvo cerrada al público unos días, a fin de que los turistas no convirtieran la llamada “ciudad de los vivos” en una imprevista cima de los muertos, a consecuencia del calor. En la foto, un grupo de turistas.
La Acrópolis en Atenas, capital de Grecia, estuvo cerrada al público unos días, a fin de que los turistas no convirtieran la llamada “ciudad de los vivos” en una imprevista cima de los muertos, a consecuencia del calor. En la foto, un grupo de turistas. (Petros Giannakouris)

Las noticias recientes daban cuenta de la muerte y desaparición de al menos una decena de turistas por causa del calor. Un vocero de la Policía determinaba que había un patrón común: todos habían salido de excursión en medio de altas temperaturas. Pero si uno va a las islas griegas y no sale de excursión, ¿a qué va? No todos los turistas están conscientes de que, aun caminando a un paso normal, tomando sorbos de agua y parando a descansar de vez en cuando, puede que se vean derrotados por la canícula.

La Acrópolis estuvo cerrada al público unos días, a fin de que los turistas no convirtieran la llamada “ciudad de los vivos” en una imprevista cima de los muertos.

Los fuegos no dan tregua, originados por causas naturales, por pirómanos (el año pasado fueron detenidos más de cien pirómanos en Grecia) o por graciosos. Entre estos últimos, un grupo de oligarcas de Kazajistán que alquiló un enorme yate desde donde lanzaron bengalas hacia la isla de Hidra, lo que produjo un incendio que devoró 300 hectáreas. Los oligarcas se las arreglaron para huir el mismo día y los que están presos son los trece miembros de la tripulación. Nótese que cuando estos oligarcas eran adolescentes, los obligaban a entregarle flores a Leonid Brézhnev cada vez que el líder soviético pasaba por la capital kazaja. Junto con las flores, tenían que estamparle tres besitos. Así salieron esos muchachos.

Nuestra forma de planear las vacaciones y de distribuir los días en que estaremos de viaje, se alterará inevitablemente. Si un hemisferio está caliente, escogeremos el que esté más frío. Y si vale más la pena viajar en Navidad, en vez de cenar con la familia, lo haremos con dolor del alma, ya el lechón lo comeremos en julio. El clima apenas comienza a dar un vuelco, y nos tocará adaptarnos, o morir a los pies del Partenón.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: