Gerardo Lamadrid

Buscapie

Por Gerardo Lamadrid
💬

El juego de la civilización

No me fascinan los videojuegos, pero sí la política—por eso adoro la serie estratégica Civilization.

En cada entrega, uno se dedica a administrar un imperio, intentando lograr una meta específica (científica, cultural, militar, etc.) antes que sus oponentes. Aunque la serie se inspira en referentes reales, siempre resulta en modalidades fantásticas, como Washington fundando el budismo, Cleopatra coleccionando pinturas en el Louvre—incluso Gandhi ordenando ataques nucleares (esta última opción se ha vuelto un meme muy popular).

Por su irrealidad y surrealismo, jugar Civilization en cuarentena ha resultado divertidísimo, y deprimente a la vez.

Alrededor del mundo, constantemente ocurren acontecimientos más allá de nuestro control que, no obstante, terminan afectándonos eventualmente. Así ha funcionado nuestra supuesta “civilización” (globalizada a trizas) por décadas. Pero el SARS-CoV-2 ha exacerbado este determinismo atroz, arrebatándonos demasiado del minúsculo dominio que nos quedaba sobre nuestras vidas personales. Con oportunidades de empleo y recreación disminuidas, y nuestros movimientos e interacciones coartadas, yacemos casi impotentes.

Uno se siente intensamente libre jugando Civilization, puesto que en su simulacro ni siquiera existe una vida “personal” por la cual preocuparse, puedes seleccionar el nivel de dificultad, y uno es su propio déspota virtual—pudiendo así ignorar, aunque sea por par de horas, los déspotas pretendientes de nuestra realidad.

Uno siente gran poder, pero desilusión también, sabiendo que mientras uno está en su hogar supervisando maravillas baladíes en su aparato electrónico, millones de sus conciudadanos—millones de sus conespecíficos globales, de hecho—pierden su sustento, cientos de miles pierden la vida o la siguen arriesgando para salvar las de sus pacientes, y decenas de miles tienen que descuidar su salud en la calle, exigiéndole a autoridades racistas el más mínimo reconocimiento de su dignidad.

Civilization será estupenda distracción, pero ya hasta las distracciones cansan.


Otras columnas de Gerardo Lamadrid

lunes, 11 de mayo de 2020

Nuestros bloqueos

Describamos nuestros bloqueos intelectuales y emocionales. Comprenderlos y aliviarlos nos permite aceptar lo incorregible, escribe Gerardo Lamadrid

martes, 7 de abril de 2020

Requisitos de graduación

Aunque a usted no le preocupe su salud, usted debe aislarse para proteger a su prójimo, escribe Gerardo Lamadrid

lunes, 9 de marzo de 2020

Primarias presidenciales

Alguien tiene que dar la cara por el reguero—perdón, el régimen—colonial y la violación de derechos que el gobierno que quieren dirigir ha perpetrado en nuestro país, dice Gerardo Lamadrid

lunes, 10 de febrero de 2020

El matrimonio natural

Nos toca renovar nuestros votos con nuestro mar, y con nuestra tierra, para prevenir desastres mayores, escribe Gerardo Lamadrid