Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬

El mar y nuestra idiosincrasia

Luego de dos meses en cuarentena, decido escribir de lo que particularmente extraño. No ya de la esperanza de que el futuro se asome como uno radiante para quienes llevamos años luchando por un sitial en este convulso país. Tampoco de lo sufrible que ha sido no poder abrazar a la familia o los amigos. Mucho menos de la rabia, huésped indefinido, que me acompaña mientras pagamos las consecuencias de la incapacidad y corrupción del gobierno de Wanda Vázquez. 

Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

viernes, 25 de septiembre de 2020

Lo fácil es culpar al maestro

Ana Teresa Rodríguez llama a enfrentar los esquemas de ingobernabilidad que atentan contra la educación de los desventajados

sábado, 15 de agosto de 2020

¿Qué democracia?

Creer que el fallido evento electoral se debió a la incompetencia de unos cuantos y no a acciones deliberadas es tan enajenante como creer que vivimos en una democracia porque tenemos elecciones, dice Ana Teresa Rodríguez

sábado, 18 de julio de 2020

No estamos tan perdidos

Solo espero que nuestro hipocampo haga bien su trabajo y nos recuerde que hace un año andábamos en la dirección correcta; que lo importante es no dejar de caminar en esa misma dirección, escribe Ana Teresa Rodríguez

lunes, 8 de junio de 2020

Ser negra en Puerto Rico

Ana Teresa Rodríguez Lebrón declara que en Puerto Rico las personas se esconden cobardemente detrás del discurso idílico de la mezcla de tres razas, para invisibilizar a las de la raza negra