Gerardo Lamadrid

Buscapie

Por Gerardo Lamadrid
💬

El mito de la "revolución sexual"

Desde que inició el movimiento #MeToo para las víctimas de abuso sexual (primero en Hollywood, luego en general), muchos atribuyen las violaciones descubiertas a la alegada inmoralidad de la “revolución sexual”. En abril, Benedicto XVI escribió sobre el maltrato de menores en la Iglesia, enfocándose igualmente en la liberalización tras el Concilio Vaticano II y la secularización de los valores sexuales. Según esta cosmovisión, lo que precipitó esta “crisis sin precedentes” fue la nueva visibilidad de la intimidad: la pornografía y la educación sexual, las luchas por los derechos LGBT y los derechos reproductivos.

El argumento parece intuitivo (“más” sexo redunda en más abuso sexual), pero su lógica solo funciona dentro de un marco teórico conservador (por querer reprimir) y ahistórico (por pretender que estábamos “reprimidos” y sanos). Ya Foucault y demás historiadores han descartado esa “hipótesis represiva” que da por sentado el silencio y la modestia del pasado. Previo a hippies y playboys, el sexo (normativo o no, consensual o no) ya ocurría bastante.

Igual ya existía el patriarcado que seguimos excusando con pretextos ingenuos e incorrectos. Los hombres con dinero y poder que violan a mujeres son machistas y creen que la mujer está para su usufructo. Los hombres del clero (de cualquier religión y denominación) que violan a menores son pedófilos sin los límites ni los tratamientos que requieren. Y, claro está, ambos creen que no habrá consecuencias.

La revolución sexual cambió nuestra conceptualización de la sexualidad y la autonomía corporal. Esto puede haber motivado a depredadores a actuar más abierta o frecuentemente, y ciertamente incrementó la intimidad pasajera y redujo la monogamia supuestamente “segura” – pero no engendró más machistas y pedófilos de los que siempre han existido. Tomar semejante fenómeno (intenso y complicado), y reducirlo a chivo expiatorio, simplemente perpetúa las estructuras paternalistas opresivas que tenemos que deconstruir.


Otras columnas de Gerardo Lamadrid

jueves, 9 de julio de 2020

Veranos de protestas

¿Cuándo entenderán nuestros gobernantes de turno que el problema no es nuestro piquete legítimo ni nuestra marcha urgente?, escribe Gerardo Lamadrid

domingo, 14 de junio de 2020

El juego de la civilización

Por su irrealidad y surrealismo, jugar Civilization en cuarentena ha resultado divertidísimo, y deprimente a la vez, relata Gerardo Lamadrid

lunes, 11 de mayo de 2020

Nuestros bloqueos

Describamos nuestros bloqueos intelectuales y emocionales. Comprenderlos y aliviarlos nos permite aceptar lo incorregible, escribe Gerardo Lamadrid

martes, 7 de abril de 2020

Requisitos de graduación

Aunque a usted no le preocupe su salud, usted debe aislarse para proteger a su prójimo, escribe Gerardo Lamadrid