Félix Jiménez

Buscapie

Por Félix Jiménez
💬

Espejo y furia

Triste saber y constatar que toda vida tiene sus porciones de violencia. Y que ahora también son otras violencias las que atacan.

Hay, hubo y ha habido siempre violencias cuerpo a cuerpo y palabra a palabra. Sabido es. Pero existe el terrible y furioso embrujo de otras formas que cada vez más nos persiguen, nos provocan y nos atacan en la realidad y en los sueños.

Han estado tan cerca y se repiten y acongojan. Son muchas. Son más de las que se había imaginado. Y ya son tan parte de nosotros que precisamente en los momentos más terribles condicionan nuestras acciones y nuestras respuestas.

Ahí están presentes y guardadas en catálogos personales de lo que ha sido nuestra vida.

Violencia del mar y violencia de la memoria.

Violencia de vientos que se afanan por firmar los cielos y confirmar su furia.

Violencia que en drones llega desde el aire y como el mar y la memoria se esparcen.

Experimentadas con dolor y experiencia o solo sabidas, ahí están.

Son así de físicas y contundentes las violencias que cuerpo ya no tienen, que provienen de ese ser que somos y que fue en un momento esculpido y cambiado por ellas.

Y una vez han llegado, aunque sea una sola vez, se quedan residiendo adentro, muy adentro, y son espejos que reflejan luego todo lo que pasa afuera.

Por eso es que la vida de todos los que otros catalogan como residentes de un “post” (un “post-María”, ahora “post-Dorian”) nunca llegan a vivir ese “post” que si acaso solo determina tiempo y no dice nada de emociones, pérdidas, llantos, traumas, obsesiones, desplazos.

El “post' sigue siendo un espejo limpio, prístino, doloroso.

El “post” es la furia condensada de esos mares que subieron, de esos vientos que arroparon.

Qué inocencia pensar que cuando algo pasa quiere decir que ha pasado, que ahí estuvo y no vuelve, que llegará algún descanso en algún momento. Pero el mundo y sus ciclos dictaminan otra secuencia.




Otras columnas de Félix Jiménez

viernes, 10 de julio de 2020

Agua/cero

Esta vez no ha sido un huracán, en cuya época desafortunadamente estamos, pero se suscita la misma tristeza emocional, escribe Félix Jiménez

sábado, 20 de junio de 2020

Días sin abrazos

Cada mañana es lo primero que pasa por la mente, el recuerdo de las ausencias. Recordarlas, Escribirlas. Combatirlas con las palabras y los números, escribe Félix Jiménez

sábado, 6 de junio de 2020

Días y días

Discriminar es una acción inmoral, cruel, insana, inexplicable. Nadie es como se ve, argumenta Félix Jiménez

jueves, 21 de mayo de 2020

Días de fiesta

Aquella maestra nos enseñó que teníamos que deshacernos en los días, descubrir, describir, desvelar, deshacernos de los miedos y que la vida nos recompensaría, recuerda Félix Jiménez