Josué Montijo
💬

Temblores, miedo y zozobra

Que la tierra no pare de temblar es cosa seria. Es terrible. Desesperante. Agónica. No lo digo yo, vecino del área norte, sino la gente del sur que lo vive persistentemente. 

Tembloroso sur. 

Cuántos cimientos trastocan los temblores. Primero la seguridad. Vuela en pedazos esa noción a la que nos abrazamos fuertemente día a día. 

Se menea la tierra, mucho o poco, y las grietas dan cuenta de otras rupturas. En las casas. En los edificios. En las calles. En las fachadas. 

Se altera violentamente la cotidianidad, esa maquinaria de prácticas y gestos que, en su conjunto, garantizan que todo corra con cierta normalidad. La gente durmiendo fuera de sus casas, en las aceras, en los carros, en terrenos aledaños. La economía se paraliza. Y caemos otra vez en la incertidumbre de ver al gobierno sin preparación, muchas veces dando palos a ciegas. No hay credibilidad. A ello le sumamos esas figuras políticas que en el dolor y la desesperanza ven capital político. 

Y sobre todo está el miedo. Gran protagonista en esta trama. Miedo a nuevos temblores. Miedo a que nada vuelva a ser igual. Miedo al derrumbe total y perderlo todo. Miedo a la hecatombe. 

Leí en Facebook el lamento de una terapista del habla seriamente preocupada por no poder atender a sus niños. Su escrito destilaba tristeza y miedo. Trabaja para el Departamento de Educación en la zona sur y no sabe qué sucederá con su escuela, afectada por los temblores. Tampoco sabe de los planes del gobierno con ese plantel y si actuaría responsablemente. Tampoco si volverá a darle servicios a la misma comunidad, a sus chicos, y si regresa a laborar con sus compañeros de tantos años. 

Y es que el miedo es camaleónico. Un monstruo grande y pega fuerte.

Fue en una de las novelas de Horacio Castellanos Moya donde leí esa frase que me gusta tanto. Después vino la zozobra. Es lo que veo ahora. Temblores, miedo y zozobra. 






Otras columnas de Josué Montijo

sábado, 15 de febrero de 2020

Hagamos lo imposible

A la historia del millonario desfalco a una agencia de gobierno le aplica una famosa frase adjudicada al Ché Guevara, escribe Josué Montijo

domingo, 2 de febrero de 2020

Entretenimiento sin fin

El escritor Josué Montijo propone la idea de crear un parque temático para protestar de manera sana e higiénica