Ana María García Blanco

Punto de Vista

Por Ana María García Blanco
💬 0

“Defender la alegría” … escuela a escuela

“Defender la alegría como una trinchera,

 defenderla del escándalo y de la rutina, 

de la miseria y los miserables

…defender la alegría como una bandera…

defenderla del tiempo, 

del relente y del oportunismo…. 

defenderla como un derecho”.

Mario Benedetti

Estas últimas semanas he visitado, como siempre hago, escuelas públicas Montessori del país. Es la parte de mi trabajo que más disfruto. Estuve en Vieques, en la escuela Juanita Rivera Alberts en La Esperanza. En San Juan pude observar la Escuela Luis Lloréns Torres en la comunidad que lleva su nombre y en la República del Perú. En Caimito, la Escuela Inés María Mendoza.  

En todas y cada una de ellas encontré escenarios parecidos: niños gozosos trabajando materiales académicamente retantes, junto a maestras entusiastas que trabajan tranquilas, observando a sus estudiantes crecer y aprender, en ambientes austeros y hermosos, inteligentes y con sentido. Lo que veo son ambientes “mágicos” de trabajo que invitan de entrada a aprender y a la sana convivencia.  Ambientes en los cuales la alegría de los niños nace del trabajo bien hecho y con sentido. Observo la curiosidad e interés por aprender de la vida en comunidad con los demás. Contextos que promueven una conducta de altura, de respeto al otro, de equidad. 

Comparto con padres y madres que llevan a sus hijos con alegría, dejándoles en un lugar del cual ellos son parte y en el cual están seguros de que les quieren a sus hijos bien, y de que les llevarán a alcanzar las grandes metas que ya sueñan.  Veo actos concretos que van cuajando el nuevo país que buscamos. 

Salgo de cada visita pensando: “aquí se está cuajando un nuevo país”. La educación es la clave para construir un país próspero y saludable. La educación verdadera ocurre en lugares en donde reina el orden y la lección con sentido, en donde se diseña para el niño y su aprovechamiento. Los sistemas de pruebas y estándares, aunque son herramientas que nos retan a mejorar, son sin embargo secundarios frente a esa tarea central de crear ciudadanos listos para asumir su función constructiva en la sociedad.  

La tarea central es proteger a los niños y niñas en su crecimiento como personas de bien, como personas cuya autoestima y amor propio hay que cultivar frente a una sociedad que muchas veces camina en direcciones contrarias a su formación integral. La escuela es el lugar sagrado donde se forma la generación que sube, el país que nace. 

Para “construir” el país que queremos, tenemos todos que defender aquellos lugares en que se “construye” la generación que sube, así como el gran poeta uruguayo nos llama a defender la alegría. 

Este diciembre se cumple un año de la aprobación de la Ley 277 que hace accesible Montessori a decenas de comunidades alrededor de la isla, a través del establecimiento de la Secretaria Auxiliar de Educación Montessori. La comunidad espera en estos momentos por la aprobación del reglamento de Ley que dará vida a la misma. Sobre 50,000 ciudadanos—familias, estudiantes, maestras, directores y líderes comunitarios trabajan todos los días para hacer de sus escuelas las mejores del mundo.  ¿Qué mayor alegría para un pueblo que sus hijos crezcan bien, con opciones reales de estudio y trabajo que le generaran felicidad y calidad de vida? 

Llega la Navidad, que es tiempo hermoso lleno de alegría, magia, sorpresas y abrazos. Un tiempo cuando, más allá de cualquier situación, celebramos la vida. En donde, históricamente, en Puerto Rico defendemos la alegría. Convocamos a la paz y la sana convivencia.  Los invito hoy como país, a “defender la alegría” de nuestros hijos, protegiendo el proyecto educativo público de nuestra isla. Exhorto a los funcionarios que tienen en sus manos dar apoyo a proyectos como este que establece la Ley 277, que, junto al pueblo, defiendan la alegría y la buena educación de los pequeños. Defender la educación pública excelente para todos es el mejor regalo de Navidad que podemos hacerles.

Otras columnas de Ana María García Blanco

viernes, 20 de diciembre de 2019

Un reglamento Montessori para una verdadera reforma educativa

La comunidad de Montessori para Todos, de más de 35,000 padres y madres, está acompañando al DE para que le dé vida a una ley que trae una reforma de pedagogía viva y verdadera, escribe Ana María García Blanco

💬Ver 0 comentarios