Sergio Ramírez
💬

No sea yo jamás viejo gruñón, ni avaro, ni enteramente viejo

Dice Norberto Bobbio, quien en De Senectute convirtió el estudio de la edad en una ciencia más que amena, que “hablar de uno mismo es un hábito de la edad tardía. Y solo en parte cabe atribuirlo a vanidad”. Como se trata de aprender nuevos hábitos, y hacer uso de esa licencia a la vanidad, es que escribo estas líneas al atravesar el umbral de los ochenta años.

Otras columnas de Sergio Ramírez

jueves, 21 de julio de 2022

La historia como delirio

Las propuestas atrevidas de renovación artística, la insolencia de las protestas contra el statu quo, vendrán a acomodarse a los moldes políticos ortodoxos, escribe Sergio Ramírez

viernes, 8 de julio de 2022

Los libros de verdad

El libro electrónico no es sino una imitación del libro real… Con el libro digital no se ha hecho sino inventar lo que ya estaba inventado de manera tangible. Un avatar, escribe Sergio Ramírez

sábado, 25 de junio de 2022

Un eclipse de sol

Mientras Madrid hierve, pensemos en un eclipse que por unos segundos se lleve la luz incandescente del sol, escribe Sergio Ramírez

domingo, 12 de junio de 2022

Lengua cortada

La lengua, por lo tanto, pasa ahora en Nicaragua a la clandestinidad. Cultivarla, estudiar, investigar vocablos, oraciones, es un delito, escribe Sergio Ramírez

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: