Edgardo Rodríguez Juliá
💬

1918; 2020

Mi padre recordaba el gran terremoto de 1918. Me describía cómo la tierra tembló bajo sus pies en Sabana Grande. Tenía ocho años; aquella mañana había salido de la escuela a traerle un café a la “teacher”. Cómo hizo para que no se le derramara —llevó la taza con las dos manos, alta y de manera sacramental— denotaba cierto pueril orgullo que me enternecía. Pero jamás me habló de la pandemia de la influenza, que se desató sobre todo el planeta ese mismo año.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de septiembre de 2020

La rueda del progreso

Ahora, una vez viejo, me toca reconocer cómo una de esas coordenadas de su vaticinio se va borrando con el tiempo; esa rueda del progreso, o de la esperanza, o quizás solo de un destino bonancible, ¿a dónde se ha ido?, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 8 de agosto de 2020

Iconoclastas

El puritanismo en la Historia es igual de peligroso que la Religión: tendríamos que expurgar buena parte de la literatura sureña y películas como ‘Gone with the Wind’, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 11 de julio de 2020

Memorias de un misántropo

Algo bueno tenía que pasarle en su senectud. Es lo perfecto: el privilegio de la cercanía banal, husmear al otro de cerca sin que te soben la espalda compensa con creces el distanciamiento social, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de junio de 2020

Los marcianos llegaron ya

Esta pandemia ha traído, con el auxilio de las “redes sociales” y el internet, la otra consecuencia de cualquier peste, es decir, la rampante y consecuente irracionalidad. Las llamadas “teorías conspirativas” son el mejor ejemplo, escribe Edgardo Rodríguez Juliá