Edgardo Rodríguez Juliá
💬

Apocalíptico

Llamo por teléfono a mi hermano, al hogar de ancianos donde se encuentra en la cuarentena obligatoria de todos los llamados “homes”. Apenas habla. Me repite que vivimos tiempos “apocalípticos”. Jamás pensé que oiría esa palabra en labios de mi hermano. Chiqui ha sido siempre gregario y tertuliero, sus lugares favoritos las barras para señores, con alguna que otra mano de brisca, también las panaderías españolas para cubanos. Tampoco es que esté deprimido. Advierto hasta cierto sarcasmo en su comentario. Reducido a una cuarentena doble, por viejo y por residente de un “hogar”, su único consuelo es recordar años recientes, los de una vejez todavía ilusionada con el inquieto fervor de la juventud. De todos modos, el apocalipsis jamás fue asunto que le quitara el sueño.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de septiembre de 2020

La rueda del progreso

Ahora, una vez viejo, me toca reconocer cómo una de esas coordenadas de su vaticinio se va borrando con el tiempo; esa rueda del progreso, o de la esperanza, o quizás solo de un destino bonancible, ¿a dónde se ha ido?, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 8 de agosto de 2020

Iconoclastas

El puritanismo en la Historia es igual de peligroso que la Religión: tendríamos que expurgar buena parte de la literatura sureña y películas como ‘Gone with the Wind’, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 11 de julio de 2020

Memorias de un misántropo

Algo bueno tenía que pasarle en su senectud. Es lo perfecto: el privilegio de la cercanía banal, husmear al otro de cerca sin que te soben la espalda compensa con creces el distanciamiento social, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de junio de 2020

Los marcianos llegaron ya

Esta pandemia ha traído, con el auxilio de las “redes sociales” y el internet, la otra consecuencia de cualquier peste, es decir, la rampante y consecuente irracionalidad. Las llamadas “teorías conspirativas” son el mejor ejemplo, escribe Edgardo Rodríguez Juliá