Edgardo Rodríguez Juliá
💬

Apocalíptico

Llamo por teléfono a mi hermano, al hogar de ancianos donde se encuentra en la cuarentena obligatoria de todos los llamados “homes”. Apenas habla. Me repite que vivimos tiempos “apocalípticos”. Jamás pensé que oiría esa palabra en labios de mi hermano. Chiqui ha sido siempre gregario y tertuliero, sus lugares favoritos las barras para señores, con alguna que otra mano de brisca, también las panaderías españolas para cubanos. Tampoco es que esté deprimido. Advierto hasta cierto sarcasmo en su comentario. Reducido a una cuarentena doble, por viejo y por residente de un “hogar”, su único consuelo es recordar años recientes, los de una vejez todavía ilusionada con el inquieto fervor de la juventud. De todos modos, el apocalipsis jamás fue asunto que le quitara el sueño.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 9 de enero de 2021

La resaca

Ya está claro que nuestra ancestral cultura de la desunión es aún más definitoria que la humillación colonial, incapacita más que la propia Junta de Supervisión Fiscal, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de diciembre de 2020

Mr. Matadona

El carisma exento de virtudes es seducción demagógica y a la vez corrupción; su manifestación es el fanatismo y su fatalidad es la permanencia, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

viernes, 20 de noviembre de 2020

Henry Klumb: la casa en el bosque

La casa Klumb, ícono del tropicalismo que propugnó su creador para nuestra vivienda antillana, quedó sometida a la indiferencia y luego a la negligencia que culminó en su destrucción, escribe Rodríguez Juliá

sábado, 14 de noviembre de 2020

“4645”

Los puertorriqueños no somos un país de cultura política violenta; preferimos convertir la revuelta, siempre cívica, en fiesta. La ‘comparsa’ es la gran metáfora de estas manifestaciones, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: