Edgardo Rodríguez Juliá
💬

Cabilderos a distancia

Recientemente se desarticuló una “empresa criminal” que operaba desde las cárceles. Extorsionaba y timaba a ciudadanos utilizando celulares introducidos ilegalmente, amenazaban a ciudadanos incautos. En estas “llamadas de presos” las víctimas pagaban mediante giros o “le reviento la cara a tiros, a esta nena, que está aquí llorando, tu hijo, que ya le haremos nicaping a batazos si no pagas, viejo miserable…”. Nada complicado: amenazas a distancia mediante teléfono celular, la ansiedad que le entra a cualquier padre o madre, hermano o hermana, de que le tengan secuestrado a un ser querido, y estén torturándolo, llevan a la víctima al colmado más cercano, donde sea que vendan los giros Western Union. Se trata de la maldad empoderada por la comunicación virtual, la beatería con las redes sociales, la adicción a los celulares, las computadoras, el omnipresente streaming, todo aquello que nos distrae de contemplar, en este día perfectamente azul del trópico, esas nubes que damos por eternas, y no lo son.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 20 de noviembre de 2021

Pensamientos ordenados en torno a una consagración invernal

Mi literatura ha sido un cruce de lo autobiográfico y lo social; siempre he tenido como ambición elucidar el objeto social y sus transformaciones, testimoniar los tiempos que me han tocado vivir, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de noviembre de 2021

Adiós, mundo necio

Hay una fuga de la sacralidad del amor y la intimidad en ese momento cuando lo obsceno se manifiesta con tanto descaro, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

martes, 9 de noviembre de 2021

Cuando terminas la casa

Sergio Ramírez, que además del exilio supo de la clandestinidad durante los años setenta, convierte su exilio, que de por sí es separación, en una especie de imprevista recuperación afectiva, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

martes, 12 de octubre de 2021

Vida del coleccionista

Los libros tienen que ser leídos y las obras de arte expuestas; libro de una estantería que permanece sin ser leído está moribundo, mientras que una obra plástica almacenada es quitarles la luz a nuestros ojos, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: