Edgardo Rodríguez Juliá
💬

¿Dónde estás, Papa Francisco?

En Ucrania se han rebasado los límites del “apaciguamiento” (appeasement) que condujo a la Segunda Guerra Mundial. Tan pronto Hitler invadió Polonia, comenzó la Segunda Guerra. Eso no ha ocurrido en el caso de Ucrania. Los agravios históricos que Hitler reclamaba para Alemania, como víctima de la Primera Guerra, según él, no quedaron satisfechos con la incorporación de Austria -mediante referéndum- y de la Sudetenland mediante concesión negociada con Chamberlain. El equivalente al pleito de la Sudetenland, en el caso actual del agresor, la Rusia de Putin, sería la región del Donbás y Crimea. La gran diferencia, entre aquel entonces y la actual crisis, es la posibilidad de una guerra nuclear. Esta guerra de agresión que también es civil -entre nacionalidades hermanadas por cultura, lengua e historia común- le plantea al mundo nuevamente si los límites morales, políticos y diplomáticos bastan, hoy por hoy, para evitar las atrocidades que la Rusia de Putin está cometiendo diariamente en Ucrania. Parecería que el mundo es chantajeado por una potencia nuclear, que a cambio de arrebatarle a otro país lo que se le antoja, se mantiene fuera de los límites de lo permisible en la guerra; desde que comenzó la contienda ha amenazado al mundo tres veces con la guerra nuclear. Terrible precedente el que se está estableciendo en este conflicto regional.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 10 de septiembre de 2022

La salud del Imperio

Para no sucumbir a la facilidad de las consignas partidistas, o a una visión maniquea o tendenciosa de la Historia, debemos asumir la complejidad de nuestra contradictoria herencia colonial, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 6 de agosto de 2022

Un verano sin él

Más que un artista Bad Bunny es un producto, una compleja “marca” … También es la pegatina perfecta de todas las consignas libertarias, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 9 de julio de 2022

La futilidad

El estatus no es que no esté en issue sino que, por ahora, no es el issue. Y nuestra mediocre clase dirigente debe entenderlo así, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

martes, 5 de julio de 2022

Picando alante

Picando alante logra esa ganadora conjunción de lo cómico con lo trágico y sus matices líricos, sentimentales, y hasta tiernos, que bien representan lo más agraciado de nuestra humanidad puertorriqueña, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: